26 de febrero de 2019
26.02.2019
Ciencia

Una colaboración entre laboratorios que dura más de diez años

Este trabajo puede culminar en que la Región sea la primera del mundo en usar los medicamentos celulares

25.02.2019 | 22:22

El profesor Robert Sackstein ha colaborado con el Servicio de Hematología y Hemoterapia y la Unidad de Terapia Celular de Trasplante del Hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, desde hace más de diez años, aunque conoce al doctor José Mª Moraleda desde hace más de 25.

El doctor Moraleda, jefe del Servicio de Hematología de la Arrixaca, y Sackstein fueron discípulos de Edward Donnall Thomas, premio Nobel de Medicina en 1990 por la realización con éxito del primer transplante de médula ósea entre personas no gemelas.

Sackestein destaca que la Región de Murcia y los equipos con los que trabaja Moraleda «son pioneros en el uso de células para lograr la curación de enfermedades, como ahora la osteoporosis».

De hecho, la Arrixaca se puede convertir en el primer hospital del mundo que utilice la nueva generación de medicamentos celulares, las CAR- T cells de Sackstein, o la inmunoterapia celular, «en un futuro muy próximo y no solo con la osteoporosis», apunta Moraleda.

El doctor murciano subraya que no es fácil compaginar la investigación con la atención a los pacientes, y subraya el sobreesfuerzo de todos los que forman parte de este equipo. «Somos muchos colegas de diferentes servicios del hospital, como reumatología, bioquímica, radiología, hematología, que investigamos en precario pero que hemos llegado a este lugar tan importante».

Tratamiento versus curación

Sackstein destaca que detrás de los medicamentos hay un modelo económico destinado al tratamiento de las enfermedades, que mueve mucho dinero, mientras que el que él y otros investigadores defienden se basa en la curación de las mismas. «Y ambos entran en conflicto», apunta, si bien es optimista y considera que con el tiempo, «los gobiernos van a reconocer que es mejor curar que tratar». Sólo un ejemplo: el tratamiento de la osteoporosis mueve al año 5.000 millones de euros.

De la misma opinión es el doctor Moraleda que insisten en que si bien hay que cambiar el modelo económico que rige la medicina, también lo es que debe hacerse de la mano de las entidades privadas. «Es muy importante la colaboración público-privada: nosotros somos defensores de la medicina privada pero para investigar se necesita financiación privada y hay que buscar un modelo que la incluya», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook