24 de febrero de 2019
24.02.2019
La Opinión de Murcia
Experta

"La mayoría de mujeres con las que trabajamos los psicólogos no denuncian"

Yolanda González Onandi cree que muchas "tienen tan interiorizados los roles de género que su mandato es ser madre, ser cuidadora y ser esposa"

24.02.2019 | 04:00
Yolanda González Onandi.

Yolanda González Onandi es la coordinadora del grupo de Igualdad y Género del Colegio de Psicólogos de Murcia, que trabaja con víctimas de violencia de género. Ella está desde 2007 en el CAVI de Las Torres de Cotillas. Desde ese año, ha tratado «más de 900 casos», de los cuales «la mayoría no ha interpuesto denuncia», explica.

La experta apunta que la mayoría de las víctimas de violencia de género que acude a pedir ayuda psicológica no quiere pasar el trago de ir a los tribunales. Algunas mujeres, precisamente como consecuencia del auxilio que le han prestado los psicólogos, sí se animan a llevar a los juzgados a sus agresores. No obstante, «un porcentaje mínimo de mujeres» a las que ayudan «ha puesto denuncia», hace hincapié.

«Las denuncias son datos que sirven para contabilizar la violencia de género, pero no son datos reales», apostilla González Onandi. En este sentido, destaca que saber cuántas víctimas ha denunciado a su pareja o expareja en un periodo de tiempo «sirve para visibilizar la violencia, pero no la realidad de la violencia».

Asimismo, la psicóloga tiene claro que «en todos los casos en los que sí ha denuncia, a la mujer le habría gustado no acabar en los tribunales». Y es que, sostiene, «la denuncia es el sopapo con la realidad, es ver que todo lo que estás haciendo hasta ahora no ha servido». Apunta, a este respecto, que muchas víctimas piensan, por ejemplo, «quién son ellas para separar a unos hijos de su padre».

Más todavía, muchas mujeres maltratadas se preguntan «qué han hecho ellas mal» para verse en esa situación, como si acaso tuviesen la culpa, cuando el único responsable es el maltratador. «La culpa es algo que siempre está ahí», lamenta la psicóloga. Las víctimas llegan a creer, señala la experta, «que algo más podrían haber hecho para que no se hubiera acabado así» la relación.

«La mujer ha aprendido a estar en un papel secundario, anónimo, de sumisión, de estar disponible para lo que él quiere, y le viene muy grande todo este protagonismo», destaca, para añadir que las víctimas «no se sienten nada cómodas» delante de un juez.

La mayor parte de ellas «tiene tan interiorizados los roles de género que su mandato es ser madre, ser cuidadora y ser esposa», precisa la psicóloga. Ella ha visto a mujeres maltratadas «que creen que la permanencia en la relación es lo mejor para ella y sus hijos», cuando en realidad es «lo que más daño les hace», asevera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook