15 de febrero de 2019
15.02.2019
La Opinión de Murcia
UB

Hallan arsénico en los residuos vertidos en la Bahía de Portmán

Los científicos de la Universidad de Barcelona evaluarán los efectos de estos tóxicos sobre el medio

14.02.2019 | 23:10
Hallan arsénico en los residuos vertidos en la Bahía de Portmán

El consejero de Salud insiste en que no «hay ningún dato de alarma» en el informe sobre la Sierra Minera.

Científicos de Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona (UB) han encontrado arsénico en las muestras de sedimentos del fondo marino de la Bahía unionense de Portmán, donde durante 40 años se vertieron directamente al mar más de 60 millones de toneladas de residuos mineros. Estos residuos, provenientes del tratamiento de minerales extraídos de la Sierra Minera de Cartagena, llenaron la bahía de lodos con metales pesados, y desde 2014 los geofísicos de la UB investigan su presencia.

Ahora, han analizado muestras de sedimentos profundos de la bahía en el Sincrotrón Alba y han obtenido información inédita de la contaminación por metales pesados, como el arsénico. Los científicos han recordado que esta bahía está invadida por una montaña de sedimentos artificial, con una línea de la playa que avanzó 600 metros y con rastro de los vertidos que han llegado hasta 12 kilómetros mar adentro.

Aunque desde los años 90 no hay actividad minera en Portmán, los residuos acumulados continúan allí, donde los científicos de la UB, a bordo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño, han tomado muestras de los sedimentos y residuos mineros que hay bajo el mar.

Con estos análisis, los investigadores esperan poder evaluar los efectos potenciales de estos tóxicos sobre el medio natural y la biodiversidad de la costa litoral.

Villegas

Por otro lado, el consejero de Salud, Manuel Villegas, insistió ayer en que el estudio epidemiológico Emblema «dice lo que dice» y es que «no había ningún dato de alarma» aunque, señaló, «nunca hemos dicho que no tuviera riesgo para la salud la presencia de metales pesados en el suelo».

Lo que vimos, explicó a preguntas de los medios, es que «no habían diferencias significativas en los niveles de metales pesados en ese área, comparado con los que había en la zona de control», y que estos estaban «muy alejados de los niveles que la OMS marca como preocupantes». Así defendió el estudio realizado para evaluar los niveles de exposición a metales pesados en niños de entre 6 y 11 años y sus madres residentes en la zona, que descartaba que esta población tuviera niveles de plomo en sangre preocupantes e indicaba que vivir en la zona de la Sierra Minera de Cartagena y La Unión no conlleva un riesgo superior para la salud al de vivir en la zona no minera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook