12 de febrero de 2019
12.02.2019
UMU

Mil euros para ser científica

La Comunidad Autónoma habilita cien becas para universitarias que apuesten por las matemáticas, ciencias, tecnología o ingeniería

11.02.2019 | 22:16
Mil euros para ser científica
El nombre de Rosalind Franklin ya luce en la fachada del edificio de I+D+i de la UPCT.
Mil euros para ser científica

El 46% de los últimos contratos de investigación de las fundaciones Séneca y Saavedra Fajardo fueron para mujeres

Piedad de la Cierva Viudes fue una científica española, hija de Juan de la Cierva, pionera en los estudios de radiación artificial en España y en la industrialización del vidrio óptico. El Gobierno Regional ha elegido su nombre para otorgar cien becas, de mil euros cada una, a aquellas estudiantes que elijan en su primer año universitario grados en algunas de las conocidas como materias Stem (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) en las universidades de Murcia y Cartagena.

El consejero de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, Javier Celdrán, que junto al rector de la Universidad de Murcia (UMU), José Luján, participó ayer en la apertura del 'Simposio internacional sobre las mujeres y la tabla periódica de los elementos, anunció que el Gobierno regional destina 100.000 euros a la becas 'Piedad de la Cierva'.

Este simposio contribuye a conmemorar el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y el Año Internacional de la Tabla Periódica, decretado por Naciones Unidas para 2019.

«Tenemos la necesidad y la obligación de volver a despertar entre las estudiantes las vocaciones Stem, porque hay que aprovechar todo su talento y porque todos los estudios indican que la sociedad necesita para su desarrollo más mujeres en las ramas del conocimiento que están cambiando a mejor el mundo que conocemos y que cada vez necesitan más especialistas, contando con magníficas salidas profesionales», indicó Celdrán en el acto de la facultad de Química.

El consejero informó de que de todos los contratos de formación de investigadores que la Fundación Seneca-Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia tiene vigentes en el Programa regional de Talento Investigador y su Empleabilidad, el 45,56% son mujeres. En la última convocatoria, este porcentaje sube hasta el 46,34% entre contratos predoctorales, posdoctorales y el Programa Saavedra Fajardo de atracción de talento.

«Cada vez son más mujeres las que hacen investigación de calidad en la Región; hemos logrado la paridad entre mujeres y hombres, pero aún no la igualdad. Nos queda por hacer, pero los datos son especialmente relevantes si tenemos en cuenta que las mujeres constituyen sólo un 30% de los investigadores y siguen infrarrepresentadas en toda el mundo», apuntó Celdrán.

El Centro de Edafología y Biología del Segura apuesta por acortar desigualdades de género

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2019, el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se suma a esta iniciativa en una muestra de su interés por acortar las desigualdades de género en el acceso a la carrera investigadora. A pesar de que el 50% de las tesis presentadas por el CSIC son realizadas por mujeres, su presencia disminuye en la etapa postdoctoral y esta tendencia se mantiene en todas las categorías de la carrera profesional.

En el CEBAS actualmente hay 262 trabajadores, de los cuales 123 son mujeres (46,95%). No obstante, en los últimos años se ha podido apreciar que el porcentaje femenino en cargos de responsabilidad de nuestro centro ha ido aumentando notablemente (gerencia, vicedirección, jefas de departamento). En la imagen, las investigadoras y trabajadoras del Cebas. Abajo, dos de los 'valores del Cebas'.

Ana Allende Prieto: "La investigación obliga a ser curiosa, constante y a tener un sexto sentido"

 

Su inclinación por las ciencias estuvo clara desde muy pequeña; la bioquímica y la microbiología eran sus temas preferidos. Se especializó en Ciencia y Tecnología de Alimentos más por buscar una posible salida profesional que por una inclinación vocacional; pero la microbiología alimentaria se convirtió en una pasión.

 
­­
­Ana Allende destaca de la ciencia y de la investigaciónn la obligación de ser curiosa y profundizar en temas que despiertan su inquietud. Aunque le exige dedicación al estudio, constancia y tener incluso un sexto sentido, a su vez le proporciona «la mayor de las satisfacciones».
 
¿Cuál es el papel de la mujer en la ciencia? ¿Ha encontrado algún obstáculo?
 
Es fundamental. En mi opinión, todas las personas dedicadas a la investigación son muy importantes y desempeñan un papel crítico. En esta afirmación no se debe diferenciar entre los puestos que se ocupan ni, por supuesto, por el sexo del profesional. En mi caso, no he sido consciente de haberme encontrado con obstáculos por ser mujer. Lo que he conseguido ha sido con esfuerzo y, del mismo modo, entiendo que las cosas que aún no he conseguido ha sido porque no he llegado a los objetivos. Pero eso no me desanima, sino que supone una motivación para seguir trabajando. 
 
¿Qué cree que aportan centros de investigación como el Cebas?
 
Proporcionamos innovación, tecnología y conocimiento científico para hacer que el sector agroalimentario sea cada vez más productivo, sostenible, seguro y saludable, lo que a fin de cuentas hará que este mundo sea un poco mejor.
 
¿Algún consejo para las niñas?
 
Las niñas poseen de forma inherente muchas de las cualidades que se necesitan para dedicarse de forma exitosa a la investigación, como son la constancia, la perseverancia y la tenacidad. No existe una fórmula perfecta, pero una gran motivación combinada con mucho esfuerzo puede ayudar a conseguir cualquier objetivo.

Raquel Sánchez : "Me apasiona que una simple mutación pueda cambiar la historia"

Pensó en dedicarse a la bioquímica más o menos desde COU (2º de Bachillerato). Desde primero de carrera ya le gustaba mucho hacer experimentos. Es una persona «bastante inquieta» y comenzó pronto a realizar prácticas en el laboratorio como alumna interna en el departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia.
 
­­
­Lo que más le apasiona de la investigación es que algo tan simple pueda explicar cosas tan complejas. «Una simple mutación en un nucleótido puede cambiar una proteína; una acumulación de metabolitos que al final puede cambiar la historia».
 
¿Cuál es el papel de la mujer en la ciencia? ¿Se ha encontrado con algún obstáculo en su carrera profesional por el hecho de ser mujer?
 
El papel de la mujer en la ciencia es relevante, pero podría ser más destacados si hubiese menos sesgos y más representación femenina en puestos de responsabilidad. ¿Mejoras? Por supuesto que hay muchas mejoras pendientes: proyectos para reinsertar a las mujeres tras bajas de maternidad; una mayor conciliación; realizar acuerdos para escuelas de verano para científicos con hijos€ Y en cuanto a la discriminación por ser mujer, sí que he notado que a veces en los congresos, cuando se organiza el programa de comunicaciones, hay muchas mujeres en los horarios con menos audiencia, como antes de comer o a última hora de la tarde. Podría ser casualidad, ¿pero tantas veces? La agronomía es un mundo donde hay más hombres que mujeres y a algunos no les parece bien recibir instrucciones de una mujer. Va cambiando, pero poco a poco. Yo en el Cebas no lo he notado, pero  en otros sitios sí.
 
¿Un consejo para las niñas que quieran dedicarse al mundo de la ciencia?
 
Pues que si de verdad les apasiona la ciencia, adelante. Es una carrera de fondo,  larga. Hay que ser muy perseverante; hay que apasionarse con cada paso de la investigación, no solamente con el resultado final.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook