03 de febrero de 2019
03.02.2019
La Opinión de Murcia
Examen

MIR: Nuestra salud ya está (casi) en sus manos

Casi 800 médicos se presentan en la Región al examen para acceder a una de las plazas de formación sanitaria especializada que oferta el Ministerio de Sanidad

03.02.2019 | 00:01
MIR: Nuestra salud ya está (casi) en sus manos

La preparación para esta oposición ha sido intensa y «nada fácil»

Para cuando usted lea esto, los futuros profesionales de la sanidad pública española que velarán por nuestra salud estarán de resaca. Muchos, de una forma automática y casi robotizada, salieron de los exámenes ayer tras cinco duras horas sin descanso, y que les permitirá lograr una plaza de formación sanitaria especializada en cualquiera de las instituciones del Sistema Nacional de Salud, y se marcharon a casa, se cambiaron, y se pegaron la fiesta que no han podido pegarse en ocho duros meses de estudio para unos, y largos años para otros. Era el fin de una etapa que comenzaba, como es el caso de las médicas Paola Saura y María Sánchez, a finales del verano pasado, de lunes a viernes, en la biblioteca Antonio de Nebrija del campus de la Merced de Murcia, en algún rincón recóndito de alguna sala que les permitiera estudiar con tranquilidad y que hicieran de ese sitio un fuerte donde afrontar largas jornadas con los apuntes y cuadernillos delante.

Un descanso a las 11.00 de la mañana y una hora para comer, así hasta la noche, y así todos los días. «Hemos dado para este examen las fuerzas que no tenemos, y que hemos tenido que crear por narices», apuntan ambas. Alberto López señala que esta etapa de estudio ha sido dura porque «no has hecho otra cosa que estudiar, yo no estaba acostumbrado a emplear mis fines de semana entre apuntes». Los tres, explican a esta Redacción, cuentan que para poder sobrellevar la presión de estudio y concentración que ha supuesto el MIR, sus amigos crearon un documento en el que especificaban cómo debían tratar a los futuros residentes para no generarles nervios durante estos últimos meses.

Este sábado se presentaron, junto a 792 médicos más en la Región de Murcia (15.477 aspirantes en toda España), al examen MIR (Médico Interno Residente) en uno de los tres centros habilitados en el Campus Universitario de Espinardo para realizar estas pruebas organizadas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. En total, 2.691 opositores estaban llamados en Murcia a un examen cuya nota les permitirá lograr una plaza para la formación sanitaria especializada. La rama sanitaria con mayor número de admitidos en la Región fue Enfermería, con 1.402 personas, seguida de Medicina con 795, Psicología con 293 personas, 88 farmacéuticos, 67 biólogos, 35 químicos y 11 físicos. En la Región, las plazas convocadas por el Ministerio corresponden a 221 para Medicina, 51 a Enfermería, 8 a Farmacia, tres a Psicología, tres a Química, una a Biología y una a Física.

225 preguntas tipo test, más diez de reserva por si se anulan alguna de las oficiales. En esto ha consistido un examen, en el que ayer se tuvo que dejar 15 minutos más porque se detectaron varios errores en la numeración de la hoja de respuestas, y que ha tenido como preparación una combinación de tres palabras: «esfuerzo, constancia y dedicación», como apunta Rita Valero, una médica de Orihuela (Alicante) que ayer realizó el examen sin tener muy claro qué especialidad le gustaría elegir. «Pasas un gran cantidad de horas delante de manuales de estudio, apuntes y simulacros tratando de dar el máximo de ti cada día. Prepararse a algo así no es fácil. Por otro lado, es innegable que mi preparación no habría sido igual sin el apoyo de mis seres queridos. Ellos siempre han estado y están allí para apoyarme, a veces una palabra o un gesto cuando tienes un mal día de estudio puede salvarte».

Esa formación, apunta Diego, un preparador para estudiantes de MIR en una academia murciana, «no es tarea fácil». Hay que tener en cuenta, señala, que «la mayoría han sido excelentes estudiantes toda su vida que han podido abarcar cualquier tipo de examen, y dominar la materia para obtener buena calificación. El MIR es diferente, es inabarcable, no hay temario definido. Por otro lado, una buena calificación no te asegura una plaza, sino que será el orden de puesto que obtengas. Esto genera una incertidumbre en personas que nunca habían afrontado un examen así, por lo que nuestro objetivo como preparadores es convencerlos de que son capaces, transmitirles confianza y sobre todo darles consejos de estudio particulares».

Respecto a la diferencia que se genera socialmente y a nivel de popularidad entre el MIR y otras oposiciones como enfermería, farmacia, psicología (EIR; FIR; PIR), Diego apunta que «el MIR es como el 'dead end' de un médico, como dirían los anglosajones. Es decir, tenemos que hacerlo sí o sí y obtener un número de orden si queremos tener opciones laborales reales. Esto no ocurre con otras profesiones, en las que presentarse a una oposición para conseguir una plaza para trabajar en el sistema sanitario representa una salida más».

En el caso de Radiofísica, Guillermo López, físico que decidió presentarse al RFIR, se ha preparado para intentar lograr la única plaza que se oferta de residencia en la Región: «Me he centrado en los bloques de contenidos que dominaba peor y he repasado aquellos, como Mecánica o Nuclear, que ya sabía bien». Guillermo cuenta como anécdota que a dos días del examen estuvo preguntando cómo se rellenaban las casillas del examen.

Resultados finales

Será el próximo 25 de febrero cuando los opositores conozcan sus notas y el 22 de abril cuando puedan escoger plaza en el Ministerio de Sanidad. Tendrán hasta entonces los más indecisos para escoger una especialidad en función de sus preferencias, y será el 27 de mayo cuando se incorporen a su plaza en su primer año de residencia. En dónde lo hagan o el qué estén haciendo dependerá de la nota, sí, pero como apunta la médica Marta López: «Mientras haga Medicina, seré feliz en donde esté».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook