27 de diciembre de 2018
27.12.2018
Salud

Las reacciones alérgicas al marisco y frutos secos llenan las consultas en Navidad

El responsable de la sección de Alergología del Hospital Reina Sofía asegura que los crustáceos como la gamba, la cigala, el langostino o la quisquilla son los más problemáticos

26.12.2018 | 20:58
Un doctor realiza las pruebas de la alergia a un paciente.

Los expertos alertan de que factores como el alcohol o los antiinflamatorios pueden hacerlas más intensas

Las consultas de alergología experimentan un repunte de pacientes en Navidad por reacciones a productos como el marisco, los frutos secos, las frutas y alimentos vegetales debido a las frecuentes comidas familiares o fuera de casa. Además, la intensidad de estas alergias puede aumentar ante determinados estímulos como el ejercicio físico, el alcohol o los antiinflamatorios.

Así lo ha advertido el jefe de sección de Alergología del Hospital Reina Sofía de Murcia, Juan Carlos Miralles López, quien ha reconocido que en una época como la Navidad «suele haber un repunte de cuadros de urticarias, angioedemas o, incluso, reacciones más graves como anafilaxias por alergia alimentaria» debido a las frecuentes comidas con productos que no son habituales en la dieta.

En concreto, las reacciones alérgicas más frecuentes en Navidad se deben a los frutos secos, que se consumen mucho en Navidad y a la ingesta de marisco, que es un alimento «bastante alergénico y que también se consume bastante». De la misma forma, en estas fechas también se producen muchas reacciones a frutas y alimentos vegetales. En el caso del marisco, Miralles señala que los productos que generan reacciones alérgicas con más frecuencia son los crustáceos como la gamba, la cigala, el langostino o la quisquilla.

Asimismo, este alergólogo advierte que en la Región hay una incidencia frecuente de reacciones a frutas que contienen la proteína LTP o proteína transportadora de lípidos, que es un panalérgeno presente en muchos alimentos vegetales. En Murcia, está presente principalmente en las denominadas frutas rosáceas como el melocotón, el albaricoque o la manzana y, sobre todo, se localiza en la piel de estas frutas.

Recomendaciones

Con el fin de prevenir posibles efectos adversos y complicaciones, Miralles siempre recomienda en la consulta a sus pacientes con alergias diagnosticadas que sean «muy cuidadosos» a la hora de ingerir alimentos en fiestas, sobre todo, cuando comen fuera de casa, en restaurantes. En concreto, recomienda llevar mucho cuidado por ejemplo, con las salsas, que «pueden llevar determinados ingredientes que no están especificados y pueden provocar una reacción». Para prevenirlo, recomienda a los pacientes alérgicos que siempre informen al personal del restaurante de la alergia que sufren.

Miralles ha advertido que, a veces, las alergias alimentarias aumentan ante determinados estímulos que los alergólogos llaman 'cofactores'. El cofactor más relevante a la hora de incrementar una alergia alimentaria es el ejercicio físico. Hay otros cofactores como el consumo de alcohol o la ingesta de determinados medicamentos. Se ha demostrado que la toma de determinados antiinflamantorios como el Ibuprofeno, el Naproxeno o el Voltarén puede actuar como cofactores e incrementar la intensidad de una reacción alérgica a un determinado alimento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook