23 de diciembre de 2018
23.12.2018
La Opinión de Murcia
Niños

Más de 400 familias esperan a ser valoradas para poder adoptar

La Consejería tutela a 132 menores que están en proceso de adopción

23.12.2018 | 04:00
En la valoración que se hace a los futuros padres se tienen en cuenta aspectos sociales, económicos y psicológicos

Cinco bebés fueron entregados en 2017 por sus madres en la Región.

La decisión de dar a un bebé en adopción es totalmente legal. Un paso que muchos padres dan al considerar que no se encuentran en la situación adecuada para sacar a ese niño adelante. Este gesto también permite a otras parejas, que por cualquier motivo no pueden tener hijos, crear su propia familia. Sin embargo, el proceso de adopción suele ser largo y complicado, ya que hay que pasar varios filtros para garantizar, principalmente, que el bebé o niño que será entregado estará bien atendido.

En la Región de Murcia en la actualidad hay 417 familias a la espera de valoración de idoneidad por parte de la Comunidad Autónoma, según los datos que maneja la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Desde este departamento de la Administración regional explican que en el año 2018 han registrado 33 solicitudes de adopción, de las que diez se corresponden con peticiones de adopción internacional. Además, la Consejería de Familia cuenta con un registro de familias adoptantes, en el que hay 184 parejas inscritas, y sus técnicos y responsables trabajan para que los 132 menores que se encuentran en la actualidad en proceso de adopción encuentren la familia que necesitan.

Aunque el hecho de dar a un bebé en adopción no supone ningún tipo de consecuencia penal para los progenitores, sí que está castigado el abandono de bebés o niños en la calle, una acción que está considerada delito según el artículo 229 del Código Penal, en el que queda recogido que «el abandono de un menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, será castigado con la pena de prisión de uno a dos años». Si además el abandono es realizado por los padres, la pena se incrementaría hasta los tres años, llegando a los cuatro años de prisión si implica también un peligro para la salud del pequeño.

Un total de 130 bebés fueron entregados por sus madres en adopción en España el pasado año 2017, cinco de ellos en la Región de Murcia. Estas adopciones son organizadas por los centros de Servicios Sociales de cada comunidad autónoma y es cada región la que contabiliza los casos de renuncia de bebés y de adopciones. Madrid y Cataluña se encuentran a la cabeza de este ranking, ya que son las regiones en las que se han producido un mayor número de entregas de bebés por parte de los padres biológicos (23 en cada una de ellas el pasado año), seguidas de Galicia (14) y Andalucía (11).

80% familias biparentales

En cuanto al perfil de las familias que esperan un niño en la Región de Murcia, la Consejería explica que el 80 por ciento son biparentales (el 3 por ciento de ellas formadas por cónyuges del mismo sexo); un 10 por ciento corresponden a familias monoparentales femeninas y un 5 por ciento a familias monoparentales masculinas. Respecto al perfil de las familias biparentales, estas pueden ser familias con hijos y sin hijos. Hay un alto porcentaje de familias que ya tienen niños adoptados y esperan una segunda adopción. La edad media de las familias gira en torno a los 40 años (entre los 35 y los 46).

Para poder reunir el requisito de idoneidad las familias tienen que pasar por un proceso de valoración psicosocial que debe incluir aspectos sociales, económicos (vivienda, recursos, estabilidad laboral) y psicológicos (estabilidad emocional y conocimiento de las necesidades de los niños en riesgo social). Todos estos requisitos se encuentran recogidos en el decreto regional 372/2007 por el que se regulan los procedimientos administrativos en materia de adopción de menores en la Región de Murcia. En esta valoración de idoneidad también se tiene en cuenta si los futuros padres disponen de la suficiente capacidad afectiva, si están motivados para la adopción, que no exista una enfermedad o discapacidad que impida atender adecuadamente al menor y capacidad para revelar al menor su capacidad de adoptado y respaldarlo en la búsqueda de sus orígenes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook