16 de diciembre de 2018
16.12.2018
Político

"No sabemos si vamos a pactar, el único pacto de Gobierno descartado es con Podemos"

Miguel Sánchez confía en que los murcianos valoren su trabajo en la legislatura. Y defiende que es compatible la vigilancia al Gobierno con llegar a acuerdos en los Presupuestos

16.12.2018 | 04:00
Sánchez posa para LA OPINIÓN en la Asamblea.

¿Qué ha aprendido en estos tres años y medio?
Hemos aprendido muchísimo. Lo notamos cuando nos ponemos delante de los periodistas. Al principio no teníamos tablas. Llegamos desde la experiencia profesional, casi sin experiencia en la política; por eso fuimos muy responsables cuando nos dieron la oportunidad de entrar en gobiernos. Ciudadanos decidió quedarse en la oposición para hacer política útil y fiscalizar la actividad del Gobierno. Hicimos una cosa que no sé si la gente ha valorado: no cambiamos votos por puestos. En las primeras reuniones del famoso pacto nos decían: qué queréis, cuántas consejerías queréis, y se sorprendieron cuando respondíamos que no queríamos sillones. Les pusimos encima de la mesa un documento para cambiar la vida de los murcianos. Aquel documento hablaba de regeneración democrática y de sacar a los imputados por corrupción política: salieron Bascuñana, Cámara y Pedro Antonio Sánchez€ Y ya hablábamos de eliminar el impuesto de Sucesiones y Donaciones, la bajada del IRPF, la eliminación de los aforamientos... Echas la vista atrás y te sientes muy orgulloso de lo que has conseguido.

¿Y ahora se sienten preparados para gobernar?
Hace cuatro años entendimos que no era el momento de entrar en el Gobierno. Ahora ya sí. Después de cuatro años en la oposición, siendo el partido más útil del arco parlamentario, estamos formados y capacitados para gobernar. Nos hemos preparado durante estos cuatro años y el equipo de Ciudadanos es de primera.

¿Confía en que estará en San Esteban en mayo de 2019?
Creo que sí. Los murcianos van a valorar el trabajo de Ciudadanos.

¿Se ven gobernando solos?
Nosotros hablamos de 'pasar pantalla': ahora mismo no toca. Estamos centrados en los Presupuestos y cuando llegue, si llega, lo valoraremos. Primero tenemos que pasar por unas primarias y después por unas urnas. Hay gente que está pensando en las elecciones. Nosotros pensamos en los Presupuestos y, cuando terminen, tenemos encima de la mesa varias leyes, como la de Buen Gobierno y Lucha contra la Corrupción. Y me gustaría personalmente sacar la reforma del Estatuto de Autonomía, pero no sé si es una utopía, porque hay grupos como el PP que no tienen voluntad política. Nosotros tenemos hecho el borrador desde febrero.

El Cemop les situaba en primavera vencedores de las elecciones, pero en otoño les rebajó hasta la tercera posición. ¿Fue un jarro de agua fría?
Casi todas las semanas hay innumerables encuestas, que son fotos fijas de un momento concreto. Y son muy variables. No lanzamos las campanas al vuelo cuando en junio el Cemop nos daba 16 diputados y el 31% de intención de voto, y fui muy prudente entonces. Ahora hemos dicho lo mismo. La referencia son las urnas, donde obtuvimos cuatro diputados. Con este último Cemop, que es la encuesta que menos nos ha dado, tendríamos nueve diputados: más que duplicado. Esto quiere decir que la tendencia es que Ciudadanos siempre sube. Con cuatro diputados hemos condicionado la política regional: hemos estado a todas, la agenda está siendo brutal. Le doy la enhorabuena a mis tres compañeros. Parece que tenemos 14 o 25 diputados. Nos hemos multiplicado. En las comisiones, el que menos está, ha estado en nueve. Hemos tenido más de 300 reuniones al año con la sociedad civil.

En Andalucía, para su partido el cambio ha sido echar al PSOE pactando con el PP. ¿Cuál es el cambio de Ciudadanos en la Región?
Hay una comisión negociadora en Andalucía que yo respeto, pero es verdad que vamos a sacar al PSOE. Susana Díaz no va a ser presidenta. Y en la Región pretendemos gobernar. Nosotros hemos dado estabilidad y gobernabilidad, pero ahora pretendemos desarrollar nuestro programa desde el Gobierno.

¿Para gobernar echando al PP?
Sí, lógicamente.

¿Descarta entonces pactar con el PP?
Eso es 'pasar pantalla'. La idea es gobernar. Estamos dispuestos y les presentamos a los murcianos el cambio que la Comunidad necesita. Ese cambio es Ciudadanos. Nuestra idea es gobernar, entrar en San Esteban y presidir la Comunidad.

Las encuestas apuntan como único escenario gobernable a la suma PP y Cs.
Nuestra encuesta es mayo. Y ya veremos qué pasa. A resultas de lo que digan las urnas, ya nos sentaremos. Pero hasta mayo nuestra intención es proponer un proyecto de Gobierno encabezado por Ciudadanos. No estamos haciendo cábalas ni hablamos de pactos. En mayo haremos lo que mejor beneficie a los murcianos.

Los Presupuestos se aprobarán el próximo viernes. Es el cuarto año que salen adelante con su apoyo: hacen pleno.
El primer año pactamos las enmiendas con PSOE y Podemos, pero luego, para nuestra sorpresa, votaron en contra de los Presupuestos que los tres habíamos enmendado. Fueron incongruentes y les pudo la cerrazón de la camiseta del partido. Salió la política rancia de siempre. Aquello no nos gustó. Y el año siguiente cambiamos el chip y fuimos a negociar directamente con el Ejecutivo. Esa es una labor de aprendizaje que hemos tenido en estos cuatro años. Al final los Presupuestos siempre han salido. Esta Comunidad tiene estabilidad y gobernabilidad, con lo que puede generar riqueza y empleo y se han bajado impuestos, gracias a la responsabilidad de Ciudadanos. Pero nuestro apoyo no es gratis: los hemos condicionado con 319 millones.

¿Es compatible esa colaboración mientras hacen marcaje al Gobierno?
Nuestra labor es vigilar al Gobierno. Y tenemos dos opciones: hacer como PSOE y Podemos, bloquear los Presupuestos y tumbarlos. Vale. No se bajarían impuestos, se paralizaría la Comunidad y no habría gratuidad de las escuelas infantiles. A nosotros nos parece más responsable la segunda opción. Hay que ver qué ha pactado Ciudadanos: bajada de impuestos, invertir en sanidad, educación, autónomos€ ¿Quién se puede oponer a que se haga un centro de salud en Santiago y Zaraiche? Nosotros le hemos dicho al PP: te votamos los Presupuestos si climatizas los colegios, si nos das una partida para la escolarización de 0 a 3 años, si reduces las listas de espera...

¿A qué se debe la mejoría de la relación con el PP? La negociación para los Presupuestos de este año ha ido muy rápida.
El PP ha ido aprendiendo, ha ido entendiendo que Ciudadanos es exigente y ha ido bajando bandera. Nosotros estamos en el mismo sitio. Al principio el PP estaba en las antípodas. En julio de 2015 hubo una bronca de órdago, pero se reformó la ley electoral. Después, el pulso con Pedro Antonio Sánchez. Teníamos firmado un acuerdo de investidura: imputados por corrupción política, fuera de las instituciones. Imputaron y procesaron a Pedro Antonio. Ahora, ¿dónde está Pedro Antonio? La eliminación de los aforamientos: ellos no querían bajo ningún concepto. Recuerdo reuniones durísimas hasta altas horas de la madrugada y al final les torcimos el brazo. Los Presupuestos: al principio firmaban pero no cumplían. Al final es el PP quien ha comprendido que la situación ha cambiado y que tiene que llegar a acuerdos. Es que ahora, después de cada Consejo de Gobierno, Pedro Rivera nos llama para decirnos: «Oye, que se ya han cumplido estas enmiendas vuestras». Son ellos los que han cambiado.

¿Tiene usted más fluidez con López Miras que con Pedro Antonio Sánchez?
Con López Miras hay una buena relación. Con Pedro Antonio Sánchez era más complicado. Simplemente eso.

¿Se lleva mejor con López Miras que con Urralburu, su colega de la oposición?
Los cuatro portavoces nos llevamos muy bien. Los otros tres portavoces parlamentarios son gente de altura y coherente con la que te puedes entender. Y con Urralburu hay una buena afinidad personal, que no política. Estamos en las antípodas con Podemos en muchos postulados. Por ejemplo, ya que hablábamos antes de pactos: no le diré con quién vamos a pactar, porque no lo sabemos, pero en un hipotético pacto ya le digo que con Podemos, no. No le digo si pactamos con quién pactaríamos, pero sí puedo decir con quién no pactaría de los cuatro partidos: con Podemos.

¿Podemos es su única línea roja?
No hablo de líneas rojas. Con Podemos podemos hacer pactos concretos en la Asamblea Regional, pero pactos de Gobierno con ellos están descartados.

¿Y por qué con el PP no los descarta a pesar de que quieren desalojarlo del poder?
Simplemente digo que los pactos de Gobierno están descartados con Podemos. A partir de ahí, nosotros pretendemos gobernar y ya veremos qué pasa después de las urnas. Pero los murcianos tienen que tener claro que un pacto Ciudadanos–Podemos no va haber. Y si le pregunta a Urralburu, le dirá lo mismo.

¿Qué piensa de Vox?
Han tenido un buen resultado en las andaluzas: son un fenómeno a valorar. Pero nosotros estamos a lo nuestro en Andalucía, donde hemos tenido un aumento espectacular, no pensamos en otros partidos. Conozco a Pascual Salvador (presidente de Vox Murcia), iba a mi instituto, en El Infante, y jugaba con él al baloncesto.

¿Se sentaría a hablar con ellos?
Ahora mismo no estamos pensando en sentarnos a hablar con nadie. No toca.

¿Y teme que Vox les quite votos?
No lo sé. Pero si nosotros somos capaces de poner en valor nuestro trabajo en las instituciones, no debemos estar preocupados.

¿Qué está pasando en Ciudadanos, con tanto candidato para las primarias?
Estoy seguro de que habrá muchos más. Eso es bueno y me alegro. Pero las primarias no son todavía, ni yo estoy en clave primarias. Pero es verdad que somos un partido participativo que tiene una buena costumbre de primarias. Cuando se abren las urnas telemáticas, concurren muchos afiliados.

¿Y no le hace pensar que un alto número de aspirantes puede ser síntoma de un cierto descontento hacia usted?
No. Lo veo más como un proceso de participación que es abierto.

Uno de ellos, Óscar Pozzati, decía en su presentación que Ciudadanos no tiene que ser muleta de nadie. Es un argumento que utiliza Urralburu...
Si me permite, no voy a valorar. No estamos en clave primarias.

Y usted se presentará, como ha dicho en varias ocasiones...
Cuando toque, lo valoraremos. Queda todavía mucho para las primarias, no se han convocado aún. Tengo que ser responsable. Si me pongo en modo primarias, me estoy dejando de hacer un trabajo para el que he sido elegido. Y ahora tengo que estar con los cinco sentidos con los Presupuestos.

El resto de partidos de la Asamblea ya tiene candidatos. ¿No les perjudica que se presenten los últimos?
Creo que es bueno. Mi partido se planteó esta variable. Entendimos que era mejor dejar las primarias para el final de la legislatura. No podemos estar pensando ni un solo minuto en cuestiones internas. Hay partidos que han tirado la toalla y han dado por terminada la legislatura. Conesa, aprovechando que está en la Delegación, está en campaña electoral. Y López Miras, ni le cuento. Nosotros vamos a trabajar hasta el último minuto. Considero que es un acierto retrasar las primarias.

¿Da por hecho el cara a cara con su colega Juan José Molina?
No lo sé. No lo hemos comentado. Nos vemos en la Asamblea y en reuniones, pero es una cosa que no hemos hablado.

¿Es usted el líder de Ciudadanos?
Eso no me lo tiene que preguntar a mí. Yo soy el portavoz parlamentario y el portavoz del partido. Nuestro líder es Albert Rivera. Este partido está montado para no tener baronías. Las baronías son perniciosas para la política.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas