14 de diciembre de 2018
14.12.2018
Salud

Un jardín de 1.100 metros para que los niños enfermos no pierdan su infancia

El Hospital Infantil de la Arrixaca estrena su nuevo parque gracias a la solidaridad de Afacmur y Afadeca

13.12.2018 | 22:58
Un jardín de 1.100 metros para que los niños enfermos no pierdan su infancia
Un jardín de 1.100 metros para que los niños enfermos no pierdan su infancia

Un sendero para recorrer en triciclo y en el que trabajar la movilidad y recuperar la musculatura, juegos polivalentes, cancha de baloncesto y pista de fútbol, mesa de pin pon, columpios, juegos de laberintos, mesa de ajedrez y puntos para mejorar la psicomotricidad. Estos son algunos de los juegos de los que pueden disfrutar desde ayer los niños hospitalizados en el Materno-Infantil de la Arrixaca en el jardín de 1.100 metros puesto en marcha gracias a la solidaridad de miles de personas y el esfuerzo la Asociación de Famosos y Deportistas contra el Cáncer (Afadeca) y de la Asociación de Familiares de Niños con Cáncer (Afacmur).

Este espacio tiene como objetivo que los pequeños pacientes olviden por unos minutos su enfermedad y que los niños que están pasando un mal momento no dejen de ser niños ni pierdan su infancia.

La inauguración contó con unos grandes maestros de ceremonias como fueron Juanolo, Susa, Huevo Frito y Membrilla, payasos de hospital que cada día sacan una sonrisa al público más exigente, los niños hospitalizados, los más de 5.000 que pasan cada año por el Hospital de la Arrixaca, según recordó su gerente, Ángel Baeza. El responsable de Afadeca, Óscar Pérez, recordó que «todo empezó como un sueño hace dos años y medio, cuando Chitina (subdirectora del Materno-Infantil de la Arrixaca) nos trajo a conocer el nuevo hospital y vimos que faltaba algo para que los niños tuvieran un momento de ocio mientras recibían sus tratamientos».

Francisco Palazón, de Afacmur, explicó cómo empezaron a trabajar los padres de los niños con cáncer, en una pequeña sala oscura del hospital en la que había una única ventana que daba al exterior. Sandra Noguera, expaciente del Hospital Infantil, en el que pasó más de un año por un osteosarcoma (cáncer de huesos), compartió su experiencia de cómo «los niños nos peleábamos por llegar a esa única ventana que daba a la montaña, la única ventana que teníamos al exterior». «Por eso, este espacio, este jardín de los sueños, me parece algo maravilloso», afirmó.

El parque se ha construido sobre una terraza del hospital infantil, 1.100 metros en los que se han invertido más de 250.000 euros. La llave de este jardín fue entregada a Sheila, una paciente del centro que fue la encargada de soltar los globos y a la que animó el consejero de Salud, Manuel Villegas, ya que la murciana Ruth Lorenzo, madrina del proyecto, no llegó a tiempo por un retraso en su tren.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas