27 de noviembre de 2018
27.11.2018
La Opinión de Murcia
Empresa

La plantilla de Faroliva impide a Fomento el desahucio de una nave

La planta de la firma de Beniaján ha sido expropiada para hacer la autovía del Reguerón

26.11.2018 | 22:22
Sede de la empresa Faroliva, que se encuentra frente a la nave expropiada.

La compañía pretende que Carreteras renuncie a hacer uno de los tres carriles para evitar la demolición.

Los trabajadores de la empresa Faroliva de Beniaján impidieron ayer el desahucio de una nave que ha sido expropiada por el Ministerio de Fomento para construir la autovía del Reguerón. Según informó el dirigente de la Federación de Industria de CC OO José Ángel Rubio, la plantilla de la fábrica de encurtidos trata de evitar la demolición de las dependencias situadas en la pedanía murciana. La compañía sostiene que si se reducen los carriles de la futura autovía de tres a dos solo sería necesario ocupar parte de la nave. Por su parte, Fomento responde que la empresa ya ha cobrado parte del precio establecido por los terrenos y ha dejado pasar los 18 meses de prórroga que le concedió para abandonar las instalaciones.

Faroliva, que se dedica a la fabricación de encurtidos, dispone de tres sedes en el municipio de Murcia, una situada en la Orilla de la Vía, junto a la pedanía murciana de Los Dolores, y otras dos en Beniaján. Una de estas últimas ha sido expropiada por Fomento para construir la autovía del Reguerón, que discurre paralela a la línea del AVE.

Los técnicos de Carreteras se presentaron ayer en la planta para proceder a su ocupación forzosa, pero la presencia de unos 80 trabajadores de la plantilla a las puertas de la nave impidió el desalojo.

Fomento considera necesaria la ocupación de los terrenos expropiados a Faroliva «para proceder a su demolición, después de que en marzo de 2015 se comunicara a sus propietarios que sus instalaciones se encontraban sobre la traza de la autovía del Reguerón».

En un comunicado, Fomento anunció ayer que en febrero de 2017 «pagó a los propietarios 805.651,07 euros en concepto de depósito previo e indemnización por rápida ocupación, con lo que se convirtió en propietario de los terrenos, y entregó una indemnización para que la empresa pudiera llevar a cabo el traslado de las instalaciones. Tras percibir la citada cantidad, la empresa solicitó una prórroga de 18 meses para llevar a cabo el traslado, que fue concedida por la Administración. Transcurrido este plazo, se solicitó a la empresa que abandonase la fábrica, pero en lugar de ello, la propiedad solicitó una nueva prórroga y una propuesta de suprimir un carril de la autovía, pero tal propuesta resultaba legalmente inviable», informó el Ministerio.

Por su parte, la dirección de Faroliva sostiene que el dinero abonado por el Ministerio no le permite trasladar la actividad, que le costaría unos diez o doce millones, y que tampoco podría continuar con la otra planta de Beniaján, porque necesita el espacio expropiado para almacenar las materias primas. La empresa añade que «si la autovía se hiciera con dos carriles en vez de tres solo habría que demoler parte de la nave» y asegura contar con el apoyo del Ayuntamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook