19 de noviembre de 2018
19.11.2018
La Opinión de Murcia
Aniversario

La construcción trata de restituir a "la generación perdida" con la crisis

La Fundación constituida por la patronal y los sindicatos hace un cuarto de siglo quiere atraer a los jóvenes para que aprendan los oficios tradicionales

19.11.2018 | 04:00
La construcción trata de restituir a "la generación perdida" con la crisis

La entidad incorporará la FP reglada a sus titulaciones

La Fundación Laboral de la Construcción, que ha cumplido 25 años en 2018, dispone de dos centros de formación en la Región, situados en Murcia y en Alhama, por los que pasaron 1.300 trabajadores del sector el pasado año. Esta entidad constituida por la patronal de la construcción Frecom y los sindicatos UGT y CC OO afronta ahora el reto de formar a los trabajadores de un sector que después de una década de crisis empieza a tener dificultades para encontrar mano de obra cualificada en las especialidades que demandan las obras, según explicaba su presidente, Luis Fernández Mula. El máximo representante de los empresarios de la construcción señalaba que la recesión ha sacado del mercado laboral a «una generación perdida», constituida por profesionales con una gran experiencia que, después de haber trabajado durante toda su vida en el sector, se vieron abocados al paro, lo que llevó a muchos de ellos a buscar salidas en otras actividades que ofrecían más posibilidades de empleo. «Mucha gente que ha salido a trabajar en el sector servicios ya no quiere volver», señala.

Fernández Mula apuntaba que la marcha de los profesionales con experiencia no se ha visto compensada después con la incorporación de jóvenes dispuestos a trabajar en la construcción, lo que empieza a originar una carencia cada vez más acusada.

Aunque el despegue del sector en la Región sigue siendo todavía moderado y aún no se está produciendo el crecimiento alcanzado en otras comunidades autónomas durante los últimos años, gran parte de la actividad de las empresas murcianas se desarrolla en Madrid y en regiones con una mayor actividad, lo que acrecienta estas carencias.

En este momento el sector echa de menos a «los artesanos y a los especialistas en oficios históricos que han desaparecido», como los relacionados con la restauración. Escayolistas, soldadores, alicatadores, ferrallistas, pintores o montadores de placas de Pladur integran la lista de profesionales que resultan difíciles de encontrar. «Hay que atraer a los jóvenes al sector, volver a los oficios primitivos», plantea Fernández Mula como alternativa.

La Fundación Laboral de la Construcción está acreditada en Murcia para impartir 19 certificados de profesionalidad en labores de edificación y obra civil, seguridad y medio ambiente, energía y agua, electricidad y electrónica, informática y comunicaciones, comercio y marketing y servicios socioculturales.

El centro de formación de Murcia cuenta en sus naves con una superficie de 2.500 metros cuadrados para las prácticas de los alumnos, además de aulas y talleres. El de Alhama se sitúa en una parcela de 7.500 metros cuadrados, que alberga un nuevo espacio para la Formación Profesional reglada que va a empezar a impartir la Fundación a partir del próximo curso escolar, además de un Centro de Prácticas Preventivas para la realización de recreaciones reales en los diferentes cursos que se imparten.

En FP reglada ofrecerá la titulación de 'Técnico superior en gestión del agua', destinada a los especialistas en la construcción de canalizaciones, riegos e instalaciones de plantas potabilizadoras, desalinizadoras y de tratamiento de los caudales.

El gerente de la Fundación, Rafael López, añadió que la actividad formativa también incluye visitas a las obras para asesorar a las empresas en cuestiones relacionadas con la seguridad, con el fin de que «tomen conciencia de la importancia que tiene la aplicación de las medidas de prevención».

Dejó claro igualmente que «no son visitas inspectoras ni sancionadoras», sino de colaborar para mejorar el cumplimiento de las normas de seguridad.

Junto con las labores de formación que se desarrollan entre las instalaciones situadas a la entrada de la pedanía murciana de Espinardo, en lo que fueron los talleres de la antigua empresa Navasera, y el centro de Alhama, la Fundación dispone de tres agencias de colocación, en las que han sido atendidas 300 personas. En la mayoría de los casos se trata de trabajadores de difícil colocación, según precisó Rafael López. Estas agencias de colocación están repartidas entre Murcia, Alhama y Cartagena.

En toda España la Fundación dispone de 46 centros de formación propios y cuenta con la colaboración de más de 1.400 profesores. Se ocupa además de la elaboración y actualización constante de más de 140 manuales propios sobre diferentes materias del sector.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook