31 de octubre de 2018
31.10.2018
Historia

Entre las ruinas del Tercer Reich

Víctor Peñalver, historiador de Cehegín, sigue la huella de los murcianos en campos nazis y devuelve a las familias objetos robados a presos

30.10.2018 | 22:33
Víctor Peñalver.

Investigación. Quiere completar la historia de la Región y recuperar la memoria de cientos de murcianos, exiliados tras la Guerra Civil española, que acabaron presos en campos de concentración nazis. Ya ha logrado 'rescatar' objetos que robaron a la alhameña Braulia.

Fue el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Mauthausen y el saber que muchos españoles, y murcianos, habían estado presos allí lo que le llevó a seguir la huella de estas personas anónimas que no dudaron en luchar contra el régimen de Adolf Hitler y el Tercer Reich, tras abandonar la España franquista que ganó la Guerra Civil.

Víctor Peñalver es un joven historiador de Cehegín que en cinco meses ha sido capaz de localizar a la familia de una de estas personas, Braulia Cánovas, nacida en Alhama, y que terminó alistándose en la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, para devolverles un reloj y un anillo que le robaron los alemanes.

«Me di cuenta de lo poco que se conocía de estas personas y de la ausencia total en los libros de texto de esta parte de la Historia; decidí intentar actualizarla y añadir esos nombres, darlos a conocer», explica.

Al joven historiador le sorprendió «la ignorancia» de esta parte de la historia de la Región tras recorrer uno por uno los 45 ayuntamientos con la lista de los vecinos y hacer públicos los nombres para intentar ponerse en contacto con los familiares. «Y eso que son, que conozcamos, un mínimo de 420 personas».

Ni siquiera, añade, en las crónicas la historia de los pueblos y ciudades aparece ninguna referencia a «a los vecinos que sufrieron el exilio y el horror nazi».

Peñalver comenta que en todos los municipios, salvo en Archena, tienen constancia de personas deportadas a campos de concentración. Donde más hay es en Murcia, Cartagena y Lorca. En su pueblo natal, Cehegín, hay catorce.

Víctor se puso en contacto con el Servicio Internacional de Rastreo (ITS) alemán que almacena algunos objetos robados a las víctimas del nazismo. Hay 68 españoles. De ellos, tres murcianos. Desde entonces, ha logrado encontrar a la familia de Braulia Cánovas y ponerles en contacto con esta agencia alemana para que recuperen los objetos robados. Ocurrirá en breve.

«La historia de Braulia es la más excepcional; lo normal son casos de soldados de la República española que en 1939 les pilló la victoria de Franco en el frente de Cataluña y de allí huyeron a Francia, donde siguieron luchando contra los alemanes que ocuparon ese país».

A Peñalver le toca ahora intentar localizar a descendientes de Mariano García, de Murcia, y de Andrés Gálvez, de Lorca, los otros dos nombres que le acaban de facilitar desde el ITS. «Aún no sé nada de ellos ni los objetos que hay que devolver», explica y lamenta que en ambos casos los presos fueron asesinados.

Espera seguir contando con la ayuda de las redes sociales: «Han sido unas grandes aliadas en esta tarea». Sus investigaciones han permitido que se rindiera homenaje a Braulia en su Alhama natal y también ha localizado a otros dos supervivientes, entre ellos el caravaqueño Juan Aznar, que ya es centenario.

Braulia, la 'Monique' de la Resistencia

Braulia Cánovas Mulero nació en Alhama (Murcia) en 1920. En los años treinta, su familia emigró a Barcelona y con el final de la Guerra Civil decidieron cruzar los Pirineos y exiliarse a Francia junto con el más de medio millón de republicanos que huía de la violencia franquista. La Segunda Guerra Mundial y la incursión de la Alemania nazi en territorio francés despertó el sentimiento antifascista en Braulia y, con apenas 20 años, se integró en la Resistencia bajo el pseudónimo de 'Monique'. Estuvo en dos campos nazis hasta su liberación. Condecorada por el Gobierno francés, su familia acaba de recuperar el anillo y el reloj que los alemanes le robaron. Este es el relato que Víctor Peñalver ha publicado en eldiario.es.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook