Los médicos interinos que están desde hace meses preparándose las oposiciones que el Servicio Murciano de Salud va a convocar en breve para reducir la temporalidad, creando parte de las plazas de especialistas que se necesitan, no están de acuerdo con las bases que se han aprobado en la Mesa de Sanidad y han buscado asesoramiento legal con el fin de impugnarlas. En la noche del lunes mantuvieron un encuentro en la sede del Colegio de Médicos convocados por el sindicato Cesm, reunión en la que intentaron resolver dudas y plantear sus reivindicaciones a la organización sindical que les representa ante la Asministración.

El objetivo era que Cesm trasladase este malestar al SMS en la Mesa Sectorial de Sanidad que se celebró ayer martes. Así fue y el Sindicato Médico puso sobre la mesa la propuesta de un cambio en las bases de la OPE extraordinaria, modificación que no se tuvo en cuenta y no salió adelante.

Según el reparto aprobado, la nota de los aspirantes a hacerse con estas plazas se dividirá entre el valor del examen (un 60 por ciento) y los méritos y servicios prestados (un 40 por ciento). Pero los médicos interinos que trabajan en la Sanidad pública no están de acuerdo y solicitan que «se logre un equilibrio, como se ha hecho en otras comunidades autónomas, con un reparto 50-50, ya que en Murcia se ha dado mucho valor a un examen que en la actual convocatoria que se está celebrando tiene muchas preguntas impugnadas al no tener ninguna relación con el día a día de las especialidades que se examinaban», explica a LA OPINIÓN una de las doctoras afectadas.

Desde el Sindicato Médico su secretario general, Ángel Victoria López, asegura que «nosotros pedíamos que se tuviera sensibilidad con los servicios prestados, dentro de lo que permite la ley, y se ha dejado todo como si fuera una oposición más. Esto ha generado malestar entre los opositores». En cuanto a los baremos, Victoria afirma que «con ellos ha ocurrido lo mismo, han salido para adelante sin apenas modificarse lo que se había planteado».

Los especialistas que aspirarán a hacerse con una plaza de estabilización inciden también en que el tiempo máximo que se valorará será de 12 años a los especialistas y de 4 por la residencia, impidiendo que se reconozca el tiempo trabajado a muchos interinos que llevan más de 15 años en esta situación. «Es desproporcionado cuando el objetivo es reducir la temporalidad reconociendo al personal que viene haciendo ese trabajo», señalan.

Por ello, los opositores han acudido a un despacho de abogados de Murcia que les está asesorando y aseguran que están organizándose para iniciar medidas de presión con reuniones y asambleas en los hospitales. Ante esta situación, recuerdan que «incluso hay grupos nacionales que también reclaman una ley de consolidación que no implique el pasar por una oposición, como es la ANIL (Asociación Nacional de Interinos y Laborales)».

El representante de la Federación de Sanidad de CCOO, Javier Lanza, asegura que ya se ha mejorado a estos opositores e indica que se ha hecho una mejora en el apartado del concurso.

En la Mesa de Sanidad celebrada ayer también se aprobaron las nuevas retribuciones para 2018, en las que se han incluido las categorías de teleradiología y teledermatología, como adelantó ayer este diario. Sin embargo, desde CCOO dicen no entender por qué unas categorías profesionales cobran por procesos y otras por horas. El SMS también se comprometió ayer a ampliar la plantilla de trabajadores sociales de Atención Primaria, ya que algunos de ellos trabajan al mismo tiempo para varias áreas de salud.