15 de octubre de 2018
15.10.2018
La Opinión de Murcia

Sánchez promete "suavizar" el trasvase duplicando la capacidad de las desaladoras

"El trasvase se va a acabar", ha dicho García-Page tras la reunión con el presidente, mientras el PP pide explicaciones al Gobierno nacional

15.10.2018 | 18:43
Pedro Sánchez ha recibido en Moncloa a García Page

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tras la reunión mantenida este lunes en el Palacio de La Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que se lleva su compromiso de intentar duplicar la capacidad de desalación en el Levante hacia el año 2021, algo que servirá para "suavizar la hipoteca" que supone el trasvase para la Comunidad Autónoma.

Así lo ha asegurado García-Page en la rueda de prensa posterior a la reunión, donde ha reconocido que la posición que ha de tomar el Gobierno nacional será "controvertida para todos".

"El trasvase se va a acabar. Podremos decir que hay agua para todos. Veo tensión en el corto plazo, pero vamos a mantener la misma posición. Si siguen haciendo trasvases no ajustados a derechos, seguiremos recurriendo y tomando decisiones", ha indicado.

En todo caso, ha asegurado que hay "una clara voluntad" de Pedro Sánchez en cambiar la estrategia actual, ya que ha mostrado su compromiso de "trabajar en torno a un auténtico pacto del agua a nivel nacional".

Dicho esto, el titular del Ejecutivo castellano-manchego ha insistido en que el trasvase existe porque se "ideó en la dictadura", ya que "en democracia, no se haría". "Hay un derecho claro a que esta hipoteca no sea eterna y de alguna manera finalice. O de manera abrupta o buscando alternativas", ha advertido.

Por ello, García-Page ha abogado por que dentro del nuevo pacto hidrológico a nivel nacional haya "una nueva medición" de los embalses de cabecera para elevar la lámina mínima a partir de la cual se puede trasvasar, además de reducir el precio del agua desalada.

Jesús Cano: "Quieren cerrar el trasvase"
El secretario ejecutivo de Agua del Partido Popular de la Región de Murcia, Jesús Cano, ha afirmado que tras la reunión mantenida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, a lo que se ha comprometido el jefe del ejecutivo nacional es "a cerrar el trasvase Tajo-Segura".

En clave regional, Cano ha indicado que espera que "hoy mismo haya una rápida y contundente reacción por parte del delegado del Gobierno, Diego Conesa y del PSOE murciano ante tal despropósito, que ataca directamente a los intereses del millón y medio de murcianos".

Asimismo, ha urgido al PSOE "a trabajar por una política de Estado en torno al agua que distribuya, con justicia, este recurso que es de todos los españoles y a retomar o cerrar las reuniones que permitan la firma del Pacto Nacional del Agua".

De igual modo, ha criticado "la falta de solidaridad y sensibilidad del gobierno socialista tanto en Madrid como en Castilla-La Mancha, porque con su política desacertada en materia hídrica lo peor está por llegar".

"La solución de García Page pasa por elevar el mínimo trasvasable", ha dicho Cano, para asegurar que "esto es lo mismo que decir poner fin al trasvase Tajo Segura". Se trata, ha remarcado el dirigente 'popular', de "un plan, ideado de forma estratégica, para privar de los recursos hídricos que necesitan las producciones de nuestros agricultores".

Cano ha replicado a Pedro Sánchez y a García-Page que "el PP no va a permitir que se cuestione el trasvase a cada minuto, ni que se ponga en peligro, ya que se trata de una obra de interés general que tantos beneficios ha dado a España y que tanto ha contribuido al bienestar económico de todo el país."

Así, les ha recordado que "todos los trasvases están ajustados a derecho y ley"; una ley, ha advertido "que nació del consenso entre todas las comunidades autónomas y los regantes y que recoge negro sobre blanco el Memorándum que hay que rspetar".

Para Jesús Cano "el objetivo de ambos dirigentes socialistas es ir tomando medidas que conlleven el cierre definitivo del Tajo Segura, al más puro estilo de la doctrina Narbona, cambiando el agua del Trasvase por agua desalada".

Cano lamenta que "los socialistas son especialistas en abrir heridas y en hablar del pasado", por lo que les ha instado a "gobernar y solucionar los problemas de los españoles, entre ellos, uno de los más importantes, el de la falta de recursos hídricos en España y si no se sienten capaces que dejen el Gobierno y convoquen ya elecciones".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook