03 de octubre de 2018
03.10.2018
La Opinión de Murcia
Entrevista
Sara de la Rica Goiricelaya

"La Región es una de las comunidades con menor brecha salarial de género"

"Es preciso supervisar mucho más las posibles prácticas discriminatorias en las empresas y castigar fuertemente a quien no cumpla con las leyes de igualdad", afirma Sara de la Rica Goiricelaya

02.10.2018 | 20:14
Sara de la Rica.

Catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco. Es una de las ponentes que participarán esta semana en la Asamblea Regional para abordar la Igualdad de Género. Su intervención, que tendrá lugar el viernes a las 16.30 horas, trazará el ´Diagnóstico de las brechas de género en España y propuestas de mejora´.

¿Cómo es posible que, en pleno siglo XXI, una mujer pueda cobrar menos que un hombre por hacer el mismo trabajo?

La brecha salarial se produce fundamentalmente porque las mujeres se concentran en ocupaciones más feminizadas, donde los salarios son más bajos. Por tanto, una parte de la brecha se debe a que hombres y mujeres no trabajan en las mismas ocupaciones. Cuando ya comparamos hombres y mujeres en la misma ocupación, la brecha viene determinada sobre todo porque los hombres reciben mayores complementos salariales que las mujeres.

¿Es desigual la brecha de género en España según la comunidad autónoma?

En España, la brecha salarial media por hora trabajada alcanza el 15%. Pero hay comunidades, como Canarias, Castilla–La Mancha, Extremadura y la Región de Murcia, con brechas menores, mientras que en Navarra y el País vasco son algo superiores a la media. Estas disparidades se deben, entre otros aspectos, a la distribución del empleo por sectores. Navarra y el País Vasco son regiones fuertemente industrializadas. En la industria, los salarios son mayores pero, a su vez, están muy masculinizados. En otras regiones, los sectores predominantes son actividades relacionadas con el turismo, donde las brechas de género son menores.

¿Y cuál es la situación de la brecha de género en la Región de Murcia?

Murcia es una de las regiones con menor brecha salarial de género. Posiblemente se debe a su distribución sectorial. Aunque quizá hayan adoptado medidas de igualdad que han tenido éxito, esto es algo que desconozco.

¿Tiene solución a corto plazo la brecha de género? Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hay que esperar 70 años para que hombres y mujeres perciban el mismo sueldo por el mismo trabajo.

La verdad es que sí vamos hacia atrás. Vemos que la brecha salarial ha decrecido muy, muy poco. Otras brechas, como la de participación salarial, sí que se van eliminando, pero la del salario es muy, muy persistente. Yo confío en que ahora que existe una mayor sensibilización se pueden tomar medidas efectivas.

¿Qué medidas prioritarias habría que tomar?

Hay tres paquetes de medidas a tomar. Primero, para conciliar la maternidad y la paternidad con la vida laboral es preciso que los cuidados a niños se realicen por igual entre padres y madres, con permisos iguales e intransferibles, que los horarios laborales sean acordes con los horarios escolares y que exista escuela pública desde los cero a los tres años.

Segundo, para eliminar la discriminación es preciso supervisar mucho más las posibles prácticas discriminatorias en las empresas y castigar fuertemente a quien no cumpla con las leyes de igualdad. Además, sería muy bueno que existiera la obligatoriedad de que las empresas fueran mucho más transparentes con respecto a los salarios que pagan a sus trabajadores. Y también ayudaría que existieran registros de empresas que realizan buenas prácticas en términos de igualdad de género. Finalmente, sería muy conveniente que, al menos en las primeras etapas de la contratación, los currículums vitae fueran ciegos en edad, género y raza.

Y tercero, para aumentar la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad, hay que apoyar de modo temporal la existencia de cuotas en todos los puestos de responsabilidad. Sólo si la mujer accede a las decisiones será posible que tanto hombres como mujeres nos veamos identificados con las decisiones que se toman en la vida laboral.

¿Un buen ejemplo sería el caso de Islandia, que exige por ley que las empresas demuestren que sus empleados cobran el mismo sueldo?

Sin duda, es un buen ejemplo que debiéramos seguir. De hecho, está en la segunda parte de mis propuestas.

La percepción sobre la brecha salarial de género es un fenómeno 'reciente'. ¿Puede afectar a la conflictividad entre compañeros conocer que existen salarios distintos entre ellos por realizar el mismo trabajo?

No es un fenómeno reciente. Existe desde hace décadas, pero igual es cierto que en España se le está dando más importancia ahora. No sé si afectará o no a la conflictividad. Todas, todas las mujeres son conscientes de que existe una brecha de género. No creo que se haya revelado nada a las mujeres. Y si ese aumento de la conflictividad ayuda a que se reduzcan, bienvenido sea. Creo que es bueno que se destapen las situaciones injustas allá donde existan. Sólo así será posible erradicarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook