31 de julio de 2018
31.07.2018
Especial
Colegio de Fisioterapeutas

El masaje, la mejor manera de prevenir y sanar lesiones

José Manuel Ortín Marín, fisioterapeuta deportivo, podólogo y acupuntor, expone los beneficios de las técnicas manuales y recomienda realizar sesiones cada 8 o 15 días, siempre por profesionales titulados

31.07.2018 | 04:00
El masaje, la mejor manera de prevenir y sanar lesiones

En estas fechas estivales en las que la gran mayoría de personas dispone de más tiempo para hacer deporte o cualquier actividad lúdico-deportiva, debemos prestar especial atención al cuidado de nuestro sistema locomotor: músculos, articulaciones, ligamentos, tendones€ ya que sin un buen estado del mismo, no podremos ejercitar dichas actividades. José Manuel Ortín Marín, fisioterapeuta deportivo, podólogo, acupuntor y tesorero del Ilustre Colegio de Fisioterapeutas de Murcia expone, los beneficios del masaje, esta ancestral técnica para prevenir y tratar lesiones musculares y de ligamentos.

El especialista lo describe como una técnica «eficaz, rápida, agradable y contrastada que puede prevenirnos y adelantarnos a diversas lesiones o tratarlas cuando ya se han instaurado y favorecer su más pronta recuperación.

Ortín recuerda que hay que tener en cuenta la cantidad de gente que hace deporte por la playa, descalzos en su mayoría, «lo cual no es del todo aconsejable, excepto para dar ligeros y cortos paseos, ya que la gran mayoría hacen distancias de más de media hora y a un fuerte ritmo, lo que se sabe que no es lo más aconsejable, dado la diferente altura y lo poco rectilíneo de la arena y de la orilla del mar, lo que ocasiona sobrecargas, tensiones, bursitis (sobre todo de cadera), lesiones de rodilla... que nos toca tratar en consulta, y más frecuentemente en los últimos años, después de la época veraniega o vacacional».

Es similar a caminar con una zapatilla deportiva puesta y la otra no. «Pues hay que imaginarse la cantidad de lesiones que se le está viniendo a la cabeza al lector. Eso más o menos pasa cuando lo hacemos por la orilla de la playa y más a ciertas intensidades. Los tobillos, rodillas, caderas y columna sufren más de lo que puedan imaginar».

Volviendo al masaje, su propósito es descargar, aliviar, desentumecer, hidratar, preparar la musculatura y las articulaciones y por tanto beneficiar la circulación arterial, venosa y linfática.

La frecuencia del mismo debe valorarse en función de la intensidad, frecuencia y particularidades de la actividad física de cada uno, lo cual suele aconsejarse entre 8 y 15 días.

Si se va a realizar deporte en la playa, por ejemplo correr, caminar o voleyplaya, tan de moda ahora, debemos calentar bien, y sobre todo revisar la zona de arena donde vayamos a practicar para localizar objetos punzantes o cortantes y además realizar estiramientos al menos 7 o10 minutos después de terminar, «ya que como hemos dicho, la arena sobrecarga mucho la musculatura».

Hay que advertir de la no conveniencia de hacer sobre esfuerzos a los que no estemos acostumbrados y sobre todo evitar las horas de máxima exposición solar, recomendar protección e hidratación adecuada y frecuente, y en actividades de moda, como por ejemplo el triatlón (tan apetecible en la playa), extremar todas las precauciones dado el nivel de exigencia a que somete nuestro sistema musculo esquelético y cardiopulmonar. «En este tipo de disciplinas es cuando más notaremos los beneficios de drenaje, eliminación y ´recarga´ que nos supondrá un buen masaje realizado por manos experta, profesionales y tituladas, como aconsejamos siempre desde los Colegios de Fisioterapeutas, o las nefastas consecuencias que produce esta maravillosa técnica si es aplicada por falsos sanitarios e intrusos, ´cursillistas,´ que no reúnen ninguna de las anteriormente citadas y obligatorias características», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook