09 de junio de 2018
09.06.2018
Narcotráfico

Murcia, la huerta de marihuana de Europa

Las Fuerzas de Seguridad detectan, en los últimos meses, un gran aumento de plantaciones de 'maría' por parte de particulares en la Región

10.06.2018 | 21:10
Guardia Civil y Policía Nacional en la Región se dejan la piel en la lucha contra el narcotráfico.

Policía y Guardia Civil alertan de que ya no son personas "que plantan una maceta para consumo propio"

El Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de la Región ha detectado, en los últimos meses, «un aumento de plantaciones de marihuana por parte de particulares» en la comunidad murciana. El modus operandi es el siguiente: «como regla general, suelen alquilar u ocupar naves industriales o inmuebles situados en zonas rurales, con el único fin de establecer una infraestructura destinada al cultivo y posterior venta de la sustancia estupefaciente». Así se detalla en un informe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), al que ha tenido acceso LA OPINIÓN.

Siempre se ha dicho que Murcia era ´la huerta de Europa´. La Policía, en el citado informe, hace alusión a esta expresión para sentenciar que «era la huerta de Europa para las hortalizas. Ahora lo es para la marihuana».

«Ya no se trata de particulares que plantan la droga en una maceta de su casa para consumo propio», subraya la UDYCO, que alude, asimismo, a las operaciones llevadas a cabo por el otro Cuerpo, el Instituto Armado. Y añade la Policía, en la misma línea, que últimamente en la Región «se han desmantelado verdaderas plantaciones e invernaderos para la producción de marihuana a gran escala, gestionadas por bandas organizadas, lo que ha supuesto un verdadero auge de este tipo de drogas, ya que su producción requiere un coste muy bajo».

A esto se une que «no es una sustancia que se tenga que traer desde otros países y se evitan los riesgos de ser sorprendidos por los controles policiales». Con este panorama, resulta que «el auge de las plantaciones clandestinas de ´maría´ en la Región de Murcia ha triplicado las intervenciones de esta droga por parte de las Fuerzas de Seguridad», detalla el Cuerpo.

La Policía Nacional también pone el acento en que «las penas por cultivo de marihuana, al estar considerada una droga que no perjudica gravemente la salud, tienen un castigo casi simbólico para los traficantes, siendo de uno a tres años de prisión; pero, si las partes pactan y se conforman, la pena final acaba quedando en unos pocos meses».

Muchas de los cabecillas de las organizaciones que se dedican a cultivar ´maría´ en la Región (así como en otras partes de España) para llevarlas a distintos países proceden, ha detectado la Policía, de países del Este de Europa. «Ellos tienen el dinero y la infraestructura para mover la droga, que compran a cultivadores locales, la inmensa mayoría españoles», señalan los investigadores.

El Cuerpo detalla que «así como con la cocaína y la heroína el proveedor está fuera, y es un mercado cerrado y franquiciado, donde es complicado hacerse hueco, la marihuana la puede cultivar cualquiera comprando legalmente las semillas, fertilizantes, una toma de luz, una lámpara de sodio, extractores, un sistema de humidificación y un regadío, ya que la marihuana se cultiva todo el año».

Y va más allá. Revela que «el nuevo escenario lo conforman individuos que hacen plantaciones en medio del bosque o de maizales para vender la producción, así como grupos organizados que invierten decenas de miles de euros en cultivos de interior donde, mediante técnicas hidropónicas y semillas modificadas genéticamente para generar más cogollos, que es la parte que se fuma, obtienen hasta cinco cosechas al año».

Prosigue la UDYCO: «Muchas veces, el olor es el principal chivato de los traficantes». «Otro indicador claro es el consumo desorbitado de luz, así como la caída del fluido eléctrico en la zona donde se encuentran instaladas dichas explotaciones», detalla.

Otras veces, la Policía descubre a posteriori la plantación, cuando interviene, por ejemplo, en un incendio. Pasó, sin ir más lejos, en abril. El incendio de una casa sacaba a la luz una plantación de marihuana en El Palmar. Había 19 macetas y toda una instalación eléctrica.

Y pasó en mayo en la barriada murciana de La Paz, zona tristemente famosa por las redadas contra el narcotráfico que allí se llevan a cabo (al igual que ocurre en el Espíritu Santo de Espinardo o Los Mateos y Las Seiscientas, en Cartagena). Durante la intervención para apagar las llamas, bomberos y agentes encontraron una plantación de marihuana en el tercer piso del edificio y comprobaron que había un enganche ilegal a la red eléctrica. Total: 149 macetas de marihuana, varios aparatos de aire acondicionado, lámparas de gran potencia, extractores y ventiladores.

En su lucha contra el narcotráfico, la Policía y la Benemérita potencian los contactos con asociaciones de vecinos y la empresa que suministra el fluido eléctrico, «para poder localizar y desarticular tales focos de cultivo».

La UDYCO apostilla que «los propietarios de las plantas hacen costosas inversiones». En este sentido, revelan que «pueden llegar a invertir entre 60.000 y 100.000 euros en cada plantación». Esto es porque «se requieren unas instalaciones con aparatos de aire acondicionado, lámparas halógenas, transformadores, extractores, ventiladores industriales, filtros de partículas, deshumidificadores y motobombas de riego», entre otros.

En las viviendas acondicionadas como invernadero no tiene por qué residir gente. A veces, como en la reciente operación llevada a cabo en Alquerías, los agentes se encuentran con una choza que no tiene ni cocina ni cuarto de baño, y en la que, en las habitaciones, apenas hay enseres.

«Si bien existen indicios bastantes para estimarles responsables criminalmente del delito contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico a los detenidos, procede decretar su libertad provisional sin fianza». Así se expresa la titular del Juzgado de Instrucción Número Tres de Murcia, en el auto, fechado del 1 de junio, en el que deja libres con cargos a cuatro hombres que fueron detenidos por la Policía en Alquerías. Les pillaron en una casa más de 150 macetas de ´maría´, así como utensilios para el cultivo de la droga.

También se ha puesto el ojo en un tipo de local que, aunque es legal, de antemano está bajo sospecha, porque dentro se fuma droga. Esta misma semana, sin ir más lejos, la Unidad de Droga y Crimen Organizado llevaba a cabo en el murciano barrio de San Andrés una operación que se saldaba con el arresto de 17 personas y el decomiso de dos kilos de ´maría´ y un kilo de hachís.

En la misma barriada, hace unos meses, otro fumadero (de una calle cercana) fue objeto de una operación, en la que también se encontraron distintos estupefacientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Premios Empresariales

 

Premios InnoBankia

Inscribe a tu empresa a los Premios Empresariales organizados por Prensa Ibérica, La Opinión y Bankia. Hasta el 20 de noviembre para apuntarte. Inscripción y bases en la web www.premiosinnobankia.com/murcia/

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp