27 de mayo de 2018
27.05.2018
Educación

Aprendiendo sin libros

El colegio público Andrés Baquero de Murcia ha puesto en marcha este curso la iniciativa Educación 5.0 en la que las tablets son la principal herramienta en el aula para los alumnos de Cuarto de Primaria

28.05.2018 | 20:29
Atentos a la explicación del profesor, con un dedo en la tablet.

'Innovando hacia el futuro'. Este es el lema que preside la clase de Cuarto de Primaria del Colegio Público Andrés Baquero de Murcia y que resume la iniciativa que este centro ha puesto en marcha este curso. Los libros de texto han desaparecido de las mochilas y de los pupitres, y han sido sustituidos por una tablet que permite a los alumnos introducirse en el mundo de los contenidos de las asignaturas.
Es una herramienta que los menores están muy acostumbrados a utilizar para jugar y a la que ahora le han dado otra utilidad: la de aprender. Sólo hay tres asignaturas que han mantenido los libros de texto: inglés, música y religión.

Educación 5.0 es el nombre elegido para esta iniciativa y Sergio Ortega es el maestro al frente y director del proyecto, si bien ha contado desde el principio con el apoyo de todo el equipo directivo, encabezado por la directora, Toñy Robles.

«Hemos querido trasladar el sistema que utilizan en países como Finlandia y Suecia y que tan buenos resultados les está dando», explica Sergio durante un receso de la clase de Matemáticas, en la que los veinte alumnos de la clase están buscando las características de las figuras geométricas, en concreto del cilindro, la esfera y el cono. Apenas pasa un minuto y ya tienen en sus pantallas las imágenes de las figuras.
«Queríamos dar un giro a las clases, evitar los bostezos, el aburrimiento, el que se nos quedaran por el camino algunos niños y niñas; ahora siempre están activos; aprenden y a la vez se divierten».

Adam es el encargado de escribir en la pizarra lo que ha encontrado en su tablet de los principales rasgos de cada una de las figuras, junto al dibujo hecho por el profesor. Contesta si tienen o no aristas, vértices, caras... O si son figuras planas.

El aula tiene también una distribución especial. Los alumnos están divididos en cuatro grupos de cinco, y uno de ellos, cada día, es nombrado capitán o responsable del equipo. Se encarga de ser el 'portavoz' de su grupo ante el profesor. Solo él, o ella, puede transmitir los problemas o dudas que les surja durante la clase. Y también hay un encargado de toda la clase. «Es una forma de que asuman responsabilidades», explica el tutor, quien también destaca el compañerismo que hay entre ellos, ya que no dudan en ayudarse.

Dimitri tiene 10 años. Nació en Murcia, aunque su familia es de Ucrania. Está muy contento con el experimento porque, dice, «me apetece más aprender, es como si jugara mientras aprendo cosas». Una opinión que secundan el resto de sus compañeros.

Y este sistema también permite que los alumnos llegados de otros países puedan trabajar en otras tareas mientras no se manejen bien con el castellano. Es el caso de Ana, que acaba de llegar a la clase desde China. «En cuanto controle mejor nuestra lengua se unirá al resto de la clase con las materias que estamos estudiando», apunta Sergio.

Los alumnos han aprendido estadística con 'lacasitos', que, una vez terminada la lección, acabaron en sus estómagos; han creado un estudio de radio y televisión para trabajar el tema de la entrevista; y hasta han 'abierto' un restaurante, para lo que se pusieron en contacto con el programa de TVE 'Masterchef'.

Y para fomentar el trabajo en equipo, han puesto en marcha los microproyectos: el grupo tiene que trabajar e investigar sobre un tema curricular y luego exponerlo en clase. El resto de los alumnos toma apuntes. Por ejemplo, ya se ha hecho sobre los animales vertebrados.
No hacen exámenes, puesto que se les evalúa día a día, pero, como explica la directora se someterán a las pruebas de la 'reválida' cuando les toque. «Estamos deseando, para ver qué resultados obtenemos», apunta.

Cada alumno tiene una tablet con su nombre serigrafiado en la funda y que ha sido comprada por cada familia. «Conseguimos un buen precio porque eran muchas; y lo interesante es que lo van a poder seguir utilizando en los próximos cursos, 5º y 6º, de Primaria», explica Ortega. El próximo curso lo introducirán en segundo curso, pero sólo con algunas asignaturas.

Una de las claves de que este proyecto haya podido salir adelante ha sido el apoyo de padres y madres desde el principio. «Las familias son un pilar importantísimo del programa, así como su implicación, para que sea un éxito; y nosotros hemos tenido la suerte de contar con todas ellas desde el principio», apuntan tanto el maestro como la directora del centro, y recuerdan que fue el curso pasado cuando presentaron a los padres y madres el proyecto que tenían que poner en marcha en éste.

Los padres pueden seguir a tiempo real, e incluso desde el móvil, los que sus hijos e hijas están haciendo en clase. «La comunicación entre nosotros también es muy fluida», comenta Ortega, y la directora añade que «los padres nos lo dicen siempre que tienen ocasión, están muy contentos con la experiencia».

Ambos reconocen que el hecho de que sea un colegio pequeño (tiene una sola línea) y de que la clase no sea numerosa, ha jugado a favor de la experiencia.

La iniciativa ha contado con el apoyo de la Consejería de Educación y del centro de formación para profesores, CP, de Murcia. De hecho, Sergio estuvo hace unos días presentado el proyecto. Y se ha decidido dar un curso de formación para docentes cuyos centros estén interesados en implantarlo. Hasta el momento, el colegio San Pablo de Murcia y otros de Águilas y Yecla podrían apuntarse.

La Universidad de Murcia (UMU) también está poniendo su granito de arena para que la experiencia sea un éxito y está ayudando al centro a diseñar actividades para los alumnos. Como contraprestación, desde el colegio se acudirá a la facultad de Educación a dar charlas a los estudiantes sobre este proyecto.

El programa Educación 5.0 ya ha recibido el primer reconocimiento: ha sido premiada como ganadora en el concurso del grupo Mediaset España a nivel nacional llamado 'La tribu del corazón', en donde se ha trabajado el cuidado del cuerpo y la alimentación saludable a través de diversión, colores, bailes y juegos digitales. «Trabajamos para interconectar el máximo de disciplinas», explica Sergio Ortega.

Un premio que así anuncian en su cuenta de Twitter: «Además de tener un #CorazónSano estos peques se han llevado una gran sorpresa al saber que han sido los ganadores en Instagram del reto #BailaConLaTribu ¡Felicidades @educar5punto0».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine