La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha propuesto a la Junta de Gobierno la reducción de las restricciones para el regadío tradicional de las tres Vegas, gracias a las entradas de agua a los pantanos debido a las últimas lluvias y nevadas, que han «aliviado» la situación «dramática» en la que vivía la cuenca.

Así lo explicó en la mañana de ayer, antes de la reunión, el presidente del organismo de cuenca, Miguel Ángel Ródenas, quien ha indicado que la reducción de las dotaciones para los regadíos más antiguos pasará del 39 por ciento al 25 por ciento y para el resto del 49 por ciento al 30 por ciento.

En cifras, los embalses de la cuenca almacenan un total de 320 hectómetros cúbicos (un 28 por ciento del total de su capacidad), mientras que en las mismas fechas del año anterior las reservas eran superiores (370 hm3, un 32 por ciento).

«Aunque la situación ha mejorado respecto a hace un par de meses, lo cierto es que seguimos en situación de alerta por la sequía, ya que en lo que va de año ha llovido menos que el anterior: De los 200 l/m2 a los 140 l/m2 de este año», comentó Ródenas. La suerte que ha tenido la cuenca es que ha llovido en la cabecera, por lo que ha entrado agua a los embalses.

Además, a partir de ahora se vuelve a contar con las dotaciones del Trasvase del Tajo, cerrado desde mayo de 2017. «Esperamos que se mantenga esta tendencia positiva, y somos optimistas frente a la situación dramática que hemos vivido», insistió el presidente de la CHS, que ha hecho un llamamiento a la prudencia debido a que la cuenca atraviesa el cuarto año de sequía.

Tras volver a remarcar que la situación «ha mejorado un poquito», lo que ha permitido salir del nivel de emergencia para entrar en el de alerta, Ródenas incidió en que, salvo la cabecera de la demarcación, donde se concentran los embalses más grandes, la cuenca ha tenido una «sequía muy dura», lo que les ha obligado a realizar un desembalse extraordinario durante este mes de abril para afrontar el riego en las vegas.

Por su parte, el presidente de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, Adolfo Gallardo, subrayó que si antes no contemplaba restricciones para el abastecimiento (en referencia al corte de suministro desde el Tajo), ahora menos. «No las contemplo en absoluto, ya que funcionamos en condiciones casi normales» con la aportación desde el Trasvase, que aporta con cada trasvase 7,5 hm3 de agua para abastecer a más de 2,5 millones de personas de la Región de Murcia, sur de Alicante y parte de Albacete.

Gallardo puntualizó que las cuatro desaladoras de la Mancomunidad siguen funcionando «al cien por cien» y que también reciben recursos de las que son propiedad de Acuamed (entre ellas la de Torrevieja en Alicante).

El presidente de la MCT ha restado importancia al hecho de que haya aumentado el consumo de agua globalmente en un 4 por ciento, indicando que «es muy difícil reducirlo». De hecho, apunta que en unos municipios se ha contenido el consumo pero en otros no.

Igualmente, la llegada de agua de Entrepeñas y Buendía y la menor dependencia de la desalación hará que la tarifa que se le cobra a los 80 municipios de Albacete, Alicante y Murcia abastecidos en alta por la MCT siga igual, por lo que Gallardo no contempla una subida en los próximos meses que hubiera estudiado si no hubiera habido desembalses desde el Tajo esta primavera, ya que se está consiguiendo un equilibrio entre los gastos y los ingresos. De esta forma, el Taibilla reducirá la demanda solicitada a las desaladoras que gestiona Acuamed, aunque mantendrá a pleno rendimiento sus plantas en Alicante y San Pedro del Pinatar.

Por otra parte, esta Junta de Gobierno celebrada ayer fue la primera en la que el nuevo consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca de la Región de Murcia, Miguel Ángel del Amor, ha ocupado su puesto como vicepresidente primero, con el que Ródenas, al igual que con su predecesor, Francisco Jódar, tiene una «muy buena relación personal e institucional».

Del Amor ha mostrado su «esperanza» en la recuperación de la cabecera del Segura y que esta mejoría permita que las restricciones sean «más livianas» y que se recupere la normalidad «poco a poco», si bien ha aclarado que hay que seguir «ahorrando» porque el Segura es la cuenca con menos recursos.