06 de marzo de 2018
06.03.2018
Sanidad

Prohíben a las embarazadas un fármaco que puede dañar gravemente al bebé

El medicamento Depakine se viene utilizando desde hace 40 años y puede provocar retraso mental, autismo o problemas motores al feto - Los facultativos calculan que puede haber 200 mujeres tomándolo en la Región y piden un estudio riguroso a Salud

05.03.2018 | 21:17
El fármaco se sigue vendiendo en las farmacias murcianas, una boticaria lo mostraba ayer a LA OPINIÓN.

La Dirección General de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano del Servicio Murciano de Salud (SMS) ha dado instrucción a las nueve áreas de salud de la Región para que no se administre el medicamento Depakine a embarazadas, ya que «existen datos que alertan de su peligrosidad para los niños expuestos durante el periodo fetal». La comunidad sanitaria había dado la voz de alarma hace unos días a través de NoGracias y ayer lo hizo también la Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios Consumur, que ha solicitado a la Consejería de Salud que haga un informe detallado de los pacientes afectados por este fármaco en la Región tras el revuelo que se ha creado en otros países, donde se ha prohibido su uso.

Según la última publicación de la Fundación Instituto Catalán de Farmacología, los riesgos embriológicos del Depakine son conocidos desde hace décadas, ya que puede conllevar afectación física, psicológica y cognitiva en los niños expuestos durante el periodo fetal. «Y pese a que en el año 2000 ya existían estudios sólidos que elevaban a un 40 por ciento los casos de retraso mental, trastornos del espectro autista y problemas de coordinación motora, no fue hasta 2014 cuando se empezaron a tomar medidas al respecto», asegura Consumur.

Por ello, la organización teme que «la inacción de las autoridades sanitarias traiga consigo consecuencias para miles de niños y sus familias similares a los afectados por la Talidomida», un fármaco comercializado en la década de los 60 como sedante y calmante de las náuseas.

El máximo responsable de NoGracias, Abel Novoa, ha explicado a LA OPINIÓN que, extrapolando los datos nacionales, calculan que en Murcia puede haber unas doscientas mujeres tomando Depakine en la actualidad. «Se trata de un verdadero escándalo que ha llevado a tomar medidas muy serias en Francia y Reino Unido, aunque en España se siga utilizando», afirma. Este medicamento es usado como antiepiléptico y como modulador del humor, por sus indicaciones sedantes y relajantes a la hora de tratar el trastorno bipolar.

El doctor Novoa asegura que el caso de este fármaco es mucho más grave que el de la Talidomida, ya que mientras que esta última causó secuelas a unas 12.000 personas en Europa, el Depakine ya ha afectado a unos 18.000 niños en Francia y 45.000 más en el Reino Unido, «por lo que no sabemos el impacto que puede haber tenido en España».


Indemnizaciones en Francia
Desde la asociación Consumur también piden que se depuren responsabilidades con la farmacéutica Sanofi, «como está sucediendo en Francia, donde la compañía ha sido obligada a indemnizar a las familias afectadas».

La directora general de Farmacia, María Teresa Martínez, explicó ayer al ser preguntada por este caso que el 13 de febrero remitieron el aviso de la AEMPS a todas las áreas de salud para restringir el uso de este fármaco en mujeres en edad fértil. Un aviso que se envió a todos los centros de salud, hospitales y equipos directivos. Mientras que el 14 de febrero se envió esta información a todos los facultativos a través del sistema OMI-AP (historia clínica electrónica), por lo que al encender el ordenador al médico le aparecía una alerta donde se notifica el riesgo de este fármaco. El Depakine se utiliza en España desde hace más de 40 años como antiepiléptico y como modulador del humor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook