01 de marzo de 2018
01.03.2018
Medio Ambiente

Una treintena de 'fuentes' vierten agua al Mar Menor a lo largo de toda la costa

Un estudio encargado por la Comunidad Autónoma revela «con evidencia arrolladora» que el agua subterránea aflora continuamente en los 36 kilómetros de orilla de las playas de la laguna

28.02.2018 | 22:33
Una treintena de 'fuentes' vierten agua al Mar Menor a lo largo de toda la costa
La zona al norte del Camping Caravaning es uno de los mejores sitios para ver la descarga de agua subterránea en el Mar Menor.

Las ramblas, las tuberías de pluviales y varios canales de drenaje también aportan caudales

El agua subterránea aflora contínuamente a orillas de las playas del Mar Menor, y lo hace en, al menos, 35 puntos diferentes a lo largo de los 36 kilómetros de costa de la laguna.

Esta es la principal conclusión del estudio que ha llevado a cabo durante un año el investigador del Cebas-Csic, Gonzalo González, del Departamento de Conservación de Suelos y Agua. «En los vídeos se va a poder ver con una evidencia arrolladora que el agua sale por todos los sitios», explicó a esta Redacción, con lo que, añadió, el debate sobre si salía agua o no se ha acabado».

González comentó que durante este año ha realizado un seguimiento de la red de drenaje del entorno del Mar Menor y de la descarga en superficie de aguas que llegan a la laguna. En total ha realizado 5 muestreos, que le ha permitido determinar cuántas entradas hay, qué cantidad de agua se vierte, cuál es su origen y qué características químicas tienen (sobre todo contienen mucha carga de nitratos).

«El informe está ahí y se constata que no todos los aportes en superficie parten de la rambla del Albujón», comentó González.

El investigador, que ha contado con el apoyo de Ángel Sallent y Jacinto Martínez Ródenas, partió para su estudio del canal perimetral de las Salinas de San Pedro y terminó en el canal de Cabo de Palos andando. «Ha sido un inventario exhaustivo» y cada cien metros (más de 360 puntos de observación) medimos la salinidad desde la misma orilla a dos metros hacia el interior».

Al mismo tiempo, realizaron un agujero a un metro de la orilla, como si de un castillo de arena se tratase, y analizaron el agua que brotaba. «Contrariamente a lo que se pueda pensar, no es agua salina, sino salobre, porque el acuífero está muy en superficie», dijo.


De estas entradas que llegan al Mar Menor hay: 3 ó 4 que proceden de ramblas; otras, de tuberías de pluviales desde los municipios, tanto procedentes de lluvias como del nivel freático; y de una serie de canales de drenajes, como el del aeropuerto de San Javier; los alivios de máquinas de infraestructuras de desalobradoras que llegan al Mojón a través de un salmueroducto; y, finalmente, surgencias naturales (chorros de agua que salen de la arena), de apenas dos metros de largo.


En otra parte del acto participará José Matías Peñas, quien hablará sobre 'Las arterias pesadas del Mar Menor', en referencia a la presencia de metales pesados en la laguna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook