04 de agosto de 2017
04.08.2017
Juegos

Los locales de apuestas mueven ya más dinero que el bingo y el cupón de la ONCE

Los murcianos invirtieron en 2016 un total de 466 millones de euros en los principales juegos de azar, aunque descienden las ventas en La Primitiva, La Quiniela y el sorteo diario de la ONCE, según datos de Hacienda

04.08.2017 | 04:00
Los locales de apuestas mueven ya más dinero que el bingo y el cupón de la ONCE

Los locales que tienen máquinas de apuestas deportivas, que desde se pusieran en marcha y se regularan hace seis años, son ya uno de los negocios relacionados con el juego que más dinero mueven en la Región de Murcia. Al menos así se deduce de la última memoria del sector publicada por la Dirección General de Ordenación del Juego, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que señala que los murcianos se gastaron durante el año 2016 un total de 60 millones de euros en estos establecimientos, así como otros siete millones de euros en las casas de apuestas online autorizadas.

La Memoria del Juego en la Región 2016 refleja un incremento del 26% en las cantidades que los usuarios de la Región se dejaron en estas apuestas con respecto al año anterior. Además, se repartieron 54 millones en premios, quedando para las empresas unos beneficios (lo que se conoce como margen de juego) cercanos a los 13 millones de euros.

Asimismo, las cifras del emergente negocio de las apuestas deportivas, que se reguló en España en 2011 y en la Región hace unos años, superan ya a las de juegos tradicionales como el cupón de la ONCE o el bingo tradicional. Los murcianos gastaron en cupones 52,8 millones de euros durante 2016, algo menos que el año anterior, mientras que el bingo tradicional contó con unas cantidades gastadas de 34,2 millones de euros. No refleja la Memoria del Ministerio de Hacienda los datos de bingo electrónico, otra de las modalidades que está teniendo éxito en los últimos años en todo el país.

Las cifras dejan claro el éxito de estos salones que, en parte, se debe a que han sabido atraer a un público joven, que ha hecho de estos establecimientos uno de sus puntos habituales de reunión. Además, su presencia ha servido para romper el tabú que pudieran tener otras generaciones más mayores, y la variedad de sus usuarios es cada vez más amplia.

En términos absolutos, la Memoria de la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda cifra en 466 millones de euros el dinero que los residentes de la Región de Murcia destinaron a los principales juegos de azar durante el año pasado, lo que supone un incremento del 1,2% sobre las cifras de 2015. Esta cantidad no incluye ni las populares máquinas tragaperras de los locales de hostelería.

De las cifras que aparecen territorializadas, es el ente Loterías del Estado el que más factura en la Región, con un total de 272 millones de euros en 2016, prácticamente la misma cifra que el ejercicio anterior. Eso sí, con algún cambio en su distribución. Mientras que aumentan las ventas de Lotería Nacional (que pasa de 167 millones de euros en 2015 a 173 millones el pasado año), se reducen las cantidades jugadas en La Primitiva (de 95 a 93 millones) y las Deportivas (Quiniela).

En el caso de la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE), la recaudación asciende a 74,2 millones gracias al tirón de los ´Rasca´ y el resto de juegos de lotería instantánea que ha puesto en marcha la entidad y que han permitido compensar el estancamiento de las ventas del cupón diario, que se redujo en la Región el pasado año, dentro de la tendencia general de caída en todo el país.

También aumentó la recaudación en el bingo tradicional, que pasó de los 32,5 millones en 2015 a los 34,2 millones el pasado año. No incluye la Memoria datos del bingo electrónico.

Por último, según los datos de la Memoria de la Dirección General de Ordenación del Juego, la facturación de los casinos de la Región de Murcia ascendió a 19 millones de euros, dos menos que en el ejercicio anterior, debido a que se redujo el dinero invertido en las mesas ( de 18,1 millones en 2015 a 16,1 millones en 2016), que no pudo compensar la subida que experimentó lo gastado en las máquinas recreativas (de 2,5 a 2,8 millones).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook