El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente niega la veracidad del informe sobre toxicidad de las arenas de la Gola de Marchamalo y su inaptitud para utilizarlas en la regeneración de las playas del Mar Menor afectadas por el temporal de diciembre.

En respuesta a la pregunta de esta Redacción, fuentes del Ministerio indicaron que el citado informe -que hallaba altos niveles de plomo, cadmio, zinc y arsénico en estas arenas-y que ha sido elaborado por el Laboratorio que analiza las arenas para la Demarcación de Costas en Murcia, «corresponde a otras arenas analizadas y de otras zonas, pero en ningún caso corresponden a la Gola de Mar Menor».

Las fuentes añaden que «la Universidad de Murcia (UMU) ha confirmado a Costas que el citado informe del Laboratorio (en todo caso no correspondiente a las arenas de Marchamalo) no se ha realizado con la metodología requerida y va a ser revisado».

Esta información contrasta con las conclusiones del informe del laboratorio, publicadas ayer en este diario, en las que específicamente se refería a los análisis de arenas dragadas en la Gola y en las arenas extraídas en la zona de la Escuela de Pieter (en San Javier).

En su respuesta, el Ministerio subraya que «en todo caso, todavía no se ha vertido arena en las playas del Mar Menor dado que la que está prevista para destinarse a la regeneración de las mismas, con la arena que sí procede de la gola, y que sí cumple con todas las garantías ambientales y sanitarias para su utilización, se está actualmente secando antes de proceder a su vertido en playa».

Por su parte, la consejera de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, Adela Martínez-Cachá, insistió en este mensaje indicando que «el laboratorio debe rectificar pues hay un informe de la UMU que dice que son aptas para su uso». Y añadió que debe haber una «tranquilidad máxima en ese sentido».