03 de marzo de 2017
03.03.2017
La Opinión de Murcia
Corrupción

Sánchez compara su situación con la de los expresidentes socialistas Hernández Ros y Collado

El presidente de la Comunidad denuncia que se están haciendo "pactos de mesa de camilla" y reclama 72 horas para aclarar la situación

03.03.2017 | 11:42
Sánchez compara su situación con la de los expresidentes socialistas Hernández Ros y Collado
Pedro Antonio Sánchez, rodeado de empresarios en la presentación del Foro por el Corredor Mediterráneo

El presidente de la Comunidad Autónoma, Pedro Antonio Sánchez, sí que ha hablado ante los medios de comunicación, casi 24 horas después de la reunión en la que Ciudadanos dio por roto el pacto de investidura por su negativa a dimitir.

En el foro del Corredor Mediterráneo, celebrado en el Palacio de San Esteban, Sánchez ha respondido a las preguntas de los medios de comunicación sobre las consecuencias de su citación como investigado en el caso Auditorio. El órdago de la moción de censura si no dimite está en la mesa y el presidente ha sido muy claro: "La oposición se agarra a mi cuello como tabla de salvación"

Sánchez ha acusado a los partidos de la oposición de "hacer pactos de mesa de camilla" y ha reclamado que le dejen 72 horas para aclarar la situación - declarará este lunes- .

Además, el presidente ha recordado que dos presidentes socialistas tuvieron que dimitir y salieron "por la puerta de atrás" y luego fueron exculpados de lo que se les acusaba. Sánchez ha admitido que se siente identificado con ellos.

El presidente de la Comunidad de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha insistido hoy en su derecho a "declarar para aclarar" y ha puesto como ejemplo los casos de los presidentes regionales socialistas Andrés Hernández Ros y Carlos Collado, que "salieron por la puerta de atrás" y años después "la justicia les dio la razón".

El presidente ha querido poner "un ejemplo, que no una comparación" con los "dos presidentes socialistas que salieron por la puerta de atrás en esta región y la justicia les dio la razón después", ha dicho sin citarlos directamente.

Se trata del primer presidente de la democracia, Andrés Hernández Ros, que dimitió un año después de su nombramiento acusado de un intento de soborno a dos periodistas que nunca llegó a demostrarse, y de su sucesor, Carlos Collado, que también dimitió en 1993 acusado por su propio partido de delitos de prevaricación y malversación de fondos en la compra de unos terrenos para su cesión a General Electric, hechos por los que tampoco fue condenado.

"¿El PSOE no ha aprendido nada todavía?", se ha preguntado el presidente, quien ha resaltado el tiempo que costó a la región "recuperarse" de esas circunstancias. ¿Qué quieren, volver a hacer lo mismo? ¿A quién beneficia esto? A los murcianos, no", ha zanjado.

Sánchez ha dicho que se siente "preocupado y dolido" porque los ciudadanos de la Región están también preocupados por esta situación, y ha lamentado que "algunos, por pura estrategia de mesa de camilla, sean capaces de someter a esta región y a su gente a una incertidumbre, a un desasosiego, a una desazón y a una preocupación".

En su opinión, "no vale todo" y él solo necesita dejar pasar 72 horas para acudir ante el Tribunal Superior de Justicia por "un posible error administrativo" sobre la justificación de una subvención, ya que "nadie duda de que no falta ni un euro".

Eso, ha apuntado, es "lo normal en un estado de derecho", ya que ante cualquier denuncia el primer paso siempre es llamar al acusado a declarar para que dé su versión de los hechos, lo que garantiza que se pueda defender.

Por eso, como ya hizo ayer, ha insistido hoy en que Cs mantiene una postura "incongruente" en la Región, ya que en el resto de España pone la línea roja de la dimisión en la apertura de juicio oral.

"Firmamos un pacto de investidura con la misma redacción" que en el resto de comunidades y municipios en los que el PP gobierna con el apoyo de Ciudadanos, pero ahora el partido naranja "no interpreta ese pacto" de la misma manera que los populares y que el propio partido en el resto de territorios, ha insistido.

Tampoco coincide la interpretación que hace en Murcia Ciudadanos con la proposición presentada hace una semana en el Congreso de los Diputados para poner en marcha una ley que obligue a la dimisión, pero no con la imputación, sino con la apertura de juicio.

Por eso se ha preguntado "a quién conviene este lío" y "esta exageración", y ha considerado que lo hace a "la estrategia de PSOE y Podemos a la que ahora se suma Ciudadanos".

Los tres partidos, ha dicho, ya han llegado a acuerdos en la región en otros ámbitos, pero deben preguntarse si la gran mayoría de los ciudadanos, que es "silenciosa y responsable" quiere ese acuerdo de gobierno.

Sobre las declaraciones de ayer del líder de Cs, Albert Rivera, en las que se preguntaba qué sabe Sánchez sobre la financiación irregular del PP para estar protegido por la dirección nacional, ha dicho que no va a "calificar" esas acusaciones y ha advertido de que si Ciudadanos "ha venido para quedarse, tienen que ser coherentes y un poquito más serios" o "perderán su credibilidad".

Asimismo, ha recordado que él ya ha acudido a declarar en ocasiones anteriores y la justicia le ha dado la razón, por lo que confía en ella, y ha insistido en que no es su partido el que "marca los tiempos de la justicia", sino que la separación de poderes es firme.

Por último ha asegurado que no podría "mirar a los murcianos a los ojos si no tuviera la conciencia limpia" y ha insistido en que a la oposición "no le interesa saber la verdad", sino una "victoria política para entrar por la ventana, no por las urnas, con pactos de perdedores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook