El delegado del Gobierno en Murcia, Antonio Sánchez-Solís, ha recordado hoy que «los CIES en España, y particularmente en Murcia, obedecen a la legislación y normativa que tenemos en nuestro país», al tiempo que apostilló que también hay «una regulación homogénea europea». Estas declaraciones se producen horas después del tercer motín y fuga masiva de inmigrantes internos en el CIE de Sangonera en poco más de un mes.

Preguntado por qué se ha hecho desde el primer motín en el CIE (el mes pasado), Sánchez-Solís recordó que el centro fue reforzado con miembros de la UIP. Las Unidades de Intervención Policial (más conocidas por sus siglas UIP) son órganos móviles de seguridad pública dependientes del Cuerpo Nacional de Policía.

Hace unos días, un enorme despliegue de agentes armados -con grandes furgonetas incluidas- alarmaba a los viandantes de la calle Correos, en Murcia. Entonces, fuentes cercanas detallaban que se trataba de miembros de un dispositivo que venía desde Valencia a reforzar el CIE.

Sánchez-Solís detalló que el pasado lunes vigilaban el CIE «unos veinte agentes de Policía, para 92 internos», por lo que «no se puede hablar de hacinamiento», en su opinión.

Acerca de qué hará ahora su departamento, subrayó que «estamos trabajando en eso», al tiempo que apostilló que «ya hubo una visita por parte de técnicos de la Dirección General de la Policía el mes pasado» al centro. Insistió en que desde el ministerio de Interior se implican en tratar de hallar solución a estos conflictos.

Motín en el CIE

Motín en el CIE

El delegado del Gobierno en Murcia, no obstante, sí que ha destacado que la orden de cierre presupuestario hace "muy difícil" este año abordar las obras de mejora en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde sobre la que trabaja la Dirección General de la Policía.

Aun así, Sánchez-Solís aseveró que en el CIE de Sangonera «el trato no es indigno», y remarcó que los internos pueden dirigirse al juez o a su abogado, en el caso de que tengan alguna queja.

«Hay que tener en cuenta la naturaleza de estos centros. No son centros penitenciarios. A los internos deben de respetárseles todos sus derechos fundamentales», manifestó. Puso como ejemplo que hay internos que «disponen de un móvil y se comunican con el exterior».

A estos extranjeros «se les puede visitar», aunque «hay comunicarlo al juez o al CIE y se tramita la visita», como hacen abogados y miembros de asociaciones.

Sobre si cree que se calmará la situación, dijo que «hay que ser positivos». «Espero que sí. Una cosa es el ansia lógica de libertad de una persona que lo ha pasado fatal y lo que quiere es una vida mejor en Europa, y otra cosa es que se manifiesten con una violencia tan extrema», destacó.

«Estamos hablando de la integridad física de los policías», hizo hincapié el político popular.

Después de estas agresiones, «estamos haciendo informes y atestados para poner a disposición del juzgado», que habrá de decidir sobre la situación procesal de los internos -ya presuntos agresores- en España.