03 de mayo de 2015
03.05.2015
Sanidad

Buscan el origen del asma siguiendo a mil niños desde el embarazo hasta los 7 años

La Arrixaca acaba de empezar una investigación para saber si la alimentación de la madre en el embarazo y lo que ocurre en los primeros días de vida del bebé influye en el desarrollo posterior de la enfermedad

03.05.2015 | 12:11
La alimentación durante el embarazo puede ser la clave para saber el origen del asma.

Diez consejos para los asmáticos

  • Evitar los alérgenos
    Debes mantener tu entorno libre de las sustancias que pueden empeorar tu asma, como el polvo, los ácaros, hongos o el pelo de los animales. Recuerda también que alrededor del 10% de los adultos asmáticos son intolerantes a la aspirina y a los antiinflamatorios no
    esteroideos como el ibuprofeno.
  • Realizar ejercicios respiratorios
    Aprende y practica de manera regular ejercicios que te ayuden  a controlar la respiración y la ansiedad cuando llegue una crisis. Si ésta se produce, toma la medicación, busca una postura cómoda –generalmente sentado con los brazos apoyados en una mesa o barandilla–, relájate, saca el aire con los labios fruncidos y respira sin ansiedad, sirviéndote del abdomen.
  • Deporte con precaución
    Que el asma no te limite a la hora de hacer deporte, pero siempre realiza ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de comenzar a practicar cualquier actividad física e incrementa poco a poco la intensidad del ejercicio, con el fin de preparar las vías aéreas para el esfuerzo. Debes saber que los deportes en ambientes húmedos como la natación o en salas cerradas y cálidas están más indicados para los asmáticos. Si sufres asma de esfuerzo, tu médico puede recomendarte una medicación específica.
  • No al tabaco
    No fumes y aléjate de los ambientes con humo.
    El tabaco es uno de los desencadenante del asma, porque incrementa la inflamación bronquial. Por lo tanto, no fumes y tampoco permitas que lo hagan cerca de ti.
  • Preparación para los viajes
    Siempre que el asma esté bien controlado y sea estable, una persona asmática puede viajar como cualquier otra, pero ha de llevar consigo siempre sus medicamentos habituales, el plan de acción por escrito que ha elaborado con su médico y los medicamentos que puede necesitar en caso de empeoramiento o crisis.
  • Toma todos los días tu medicación, incluso aunque no sufras síntomas
    Para lograr controlar tu asma y disfrutar de una buena calidad de vida, es muy importante que tomes la medicación que tu médico te haya prescrito en la dosis, frecuencia y duración indicadas.
  • Nunca abandones el tratamiento por tu cuenta
     Comenta a tu médico cualquier duda que puedas tener sobre cómo seguirlo o tus posibles temores ante efectos secundarios –muy poco probables–, pero nunca dejes de tomar la medicación por iniciativa propia.
  • Consulta siempre a tu médico antes tomar nuevos fármacos
     Nunca te automediques e informa a tu médico de nuevas prescripciones que otros especialistas hayan podido indicarte. En todo caso, comunica siempre a tu farmacéutico, dentista y médico tu condición de asmático.
  • Aprende a usar bien tu inhalador
     Los pasos son: abrir el dispositivo, prepararlo (agitarlo, rotarlo o cargarlo), vaciar tus pulmones de aire, bloquear la respiración, colocar el orificio del inhalador en la boca, inhalar a fondo, contener la respiración de cinco a diez segundos y volver a respirar con normalidad. Si el medicamento contiene corticoide, debes enjuagarte la boca al terminar.
  • Aprende a reconocer y actuar ante las crisis
     Pide a tu médico que te enseñe a detectar los síntomas de empeoramiento –para lo que a veces puede ser necesario un medidor de flujo respiratorio– y elabora con él un plan de acción escrito, que te indique con exactitud cómo debes reaccionar en caso de una crisis grave: aumentar la dosis de medicamento, tomar otro nuevo o acudir a Urgencias.
    *Fuente: CinfaSalud.













     

Investigadores del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia acaban de comenzar un estudio que se alargará durante al menos una década y que pretende encontrar las causas del origen del asma en la alimentación de las madres durante el embarazo y en todo lo que rodea al bebé durante los primeros días de vida. Para hacerlo, durante los próximos tres años observarán y estudiarán los hábitos de mil mujeres gestantes y a sus hijos, haciéndoles un seguimiento durante al menos los primeros siete años de vida. Será una especie de Boyhood científico. Teniendo en cuenta que uno de cada diez niños sufre esta enfermedad respiratoria, con esta muestra los investigadores esperan poner algo de luz a los orígenes de esta enfermedad crónica, ya que que algunos estudios previos parecen indicar que hay una relación directa con la alimentación.
El asma, una enfermedad crónica que provoca crisis respiratorias, tiene un origen desconocido para los científicos, que por el momento solo han conseguido desarrollar fármacos que previenen y estabilizan las crisis. El martes se celebra el día mundial de esta enfermedad.

Este ambicioso estudio será desarrollado por los investigadores de la cátedra de Pediatría de la Universidad de Murcia, en la Arrixaca, en colaboración con la cátedra de Ginecología y otros servicios del hospital. Al frente de este trabajo –que recibe el nombre de proyecto NELA–?están los doctores Manuel Sánchez Solís y Luis García-Marcos Álvarez. «Ya hay algunos estudios que muestran que la dieta mediterránea previene y disminuye los efectos del asma y que el consumo del aceite de oliva tiene un papel preventivo. Este complejo estudio pretende arrojar algo más de luz sobre la influencia que tiene en el desarrollo de la enfermedad los factores ambientales durante la gestación y los primeros días de vida», explica el doctor Sánchez Solís, que detalla que esta investigación prestará especial atención a esos primeros momentos de la vida del pequeño porque durante esos días se enfrenta por primera vez a un medio en el que va a vivir y parece que en esa primera fase se acomoda la respuesta genética ante los factores ambientales. Por eso se explica, por ejemplo, que hijos de inmigrantes desarrollen las enfermedades del país en el que viven, pero no las mismas que tienen sus padres.

Los investigadores murcianos sospechan que en esa combinación de alimentación y adaptación al entorno de los primeros momentos están muchas respuestas sin resolver «sobre una enfermedad sobre la que tenemos muchas sombras», recuerda el especialista. Las madres que participarán en el estudio son pacientes del servicio de Ginecología y Obstetricia a las que se les ofrecerá la posibilidad a partir de la semana 20 de gestación. Ellas solo tendrán que seguir con su vida normal y los investigadores tomarán datos. La selección de participantes en el estudio se alargará durante tres años y sus hijos irán pasando periódicamente los controles de parámetros de los científicos hasta que tengan unos siete años. Los resultados no se conocerán hasta dentro de una década, aunque Sánchez Solís confía en que en los primeros años ya se puedan ir obteniendo resultados que permitan saber algo más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp