El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, que ya está imputado en el caso Umbra por presunta corrupción urbanística en la expansión norte de la ciudad, ha sumado una nueva imputación. Cámara ha sido encausado también en una pieza separada abierta para investigar lo relacionado con el convenio de 2001 para construir Nueva Condomina, junto con el presidente del Real Murcia y promotor del nuevo estadio de fútbol para el equipo, Jesús Samper, el exgerente de Urbanismo Pedro Morillas y el exjefe de Planeamiento Urbanístico del ayuntamiento de Murcia Joaquín Peñalver. El Juzgado de Instrucción Número 8 de Murcia notificó ayer a las partes la apertura de esta pieza separada, dentro de las diligencias en las que se investigan, entre otros, los presuntos delitos de prevaricación y negociaciones prohibidas a los funcionarios públicos, que pudieran derivarse de la tramitación de convenios urbanísticos de la zona norte de la capital y sobre la rehabilitación del Casino.

La resolución dictada por el magistrado David Castillejos señala también que a esta pieza serán incorporadas las declaraciones que meses atrás prestaron estos cuatro imputados, así como varios testigos y peritos. El juzgado indica asimismo que se ha decidido abrir esta pieza separada porque todo lo relativo al convenio urbanístico de Nueva Condomina se encuentra en una fase de investigación muy avanzada y porque se trata de una materia muy concreta que puede ser investigada, sin que se vea condicionada por los retrasos que pueda arrastrar el resto de la causa, adelantando incluso su enjuiciamiento, según recoge el auto notificado ayer.

El caso Umbra fue abierto a instancias de la Fiscalía Anticorrupción en diciembre de 2008 y trata de determinar si los firmantes de varios convenios urbanísticos pudieron incurrir en los delitos de prevaricación y cohecho, entre otros. La Fiscalía sostiene que Samper se vio beneficiado económicamente con la firma del acuerdo para la construcción del nuevo estadio de su equipo, mientras que el Ayuntamiento sostiene que era beneficioso para Murcia por los problemas de acceso que originaba el antiguo campo de fútbol al encontrarse enclavado en el centro de la ciudad.