La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia del Juzgado de lo Mercantil que condenó a una empresa por comercializar unas barajas importadas de China y que eran prácticamente iguales a las de Naipes Heraclio Fournier, que tiene los derechos reconocidos sobre las mismas.

La sentencia señala que como ordenó el Juzgado, la demandada, M.S. debe abstenerse en el futuro de utilizar esta baraja, por la gran similitud que guarda con la que fabrica la empresa vasca a la que pertenecen los derechos. «Basta con comparar los naipes comercializados por Fournier con los importados por la demandada para concluir que se trata de naipes prácticamente idénticos, con diferencias insignificantes, y no sólo imitan los distintivos cubiertos por los registros de aquélla, sino que, además, copian sus colores», dice la Sala. La Audiencia Provincial, al rechazar el recurso de apelación de la sociedad demandada, concluye que «resulta palmario el riesgo de confusión existente entre los distintivos en pugna».