07 de febrero de 2015
07.02.2015
La Opinión de Murcia
Entrevista
Jordi Ludevid, Decano del Colegio de Arquitectos de España

"Que los arquitectos facturen el 10% de lo que facturaban en 2006 es una ruina"

Asegura que el paro entre los profesionales de la arquitectura alcanza el 70% después de «una crisis devastadora»

06.02.2015 | 22:27
Jordi Ludevid, decano del Colegio de Arquitectos de España, posa en la sede de la institución colegial de Murcia.

Defiende la necesidad de poner en marcha con urgencia los planes de rehabilitación de las ciudades anunciados desde la Administración y advierte de que no habrá recuperación económica en España con 900.000 trabajadores y miles de talleres y pymes sin trabajo.

Jordi Ludevid (Barcelona, 1950) considera que «después de la palabra, la ciudad es la creación humana más importante» y sostiene que la labor de los arquitectos «es contribuir a la creación de una ciudad saludable, sostenible, razonable y, preferentemente, bella». Por eso considera tan urgente recuperar la actividad de los profesionales y del todo el sector.

¿Ve signos de recuperación?
Recuperar la ilusión por la ciudad es recuperar la ilusión por la arquitectura. Ya está bien de burbuja. Ya pasó. Sus desastres son más que evidentes, pero no iremos adelante mirando demasiado hacia atrás, más que para no repetir. Necesitamos recuperar la ilusión –no sé si decir por el ladrillo exactamente–, por la ciudad, por el sector de la arquitectura y por todos aquellos que pueden tener la capacidad de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en un lugar que compartimos todos. Y si no lo hacemos, España no saldrá de la crisis. No saldrá gracias a eso, también es verdad, pero sin nosotros no saldrá. El 6% del PIB en el que ahora estamos, después de haber llegado al 16%, tenemos que subirlo. Hay muchos profesionales, talleres y empresas pequeñas vinculadas a la construcción que tienen derecho al trabajo, como lo tienen los arquitectos. Recuperar la ilusión significa pasar de este 6% del PIB al menos al 9% de promedio que tiene Europa, aunque no será fácil.

Se dice que España no saldrá de la crisis si no sale la construcción.
¿Cómo vamos a salir de esto con 900.000 personas de la construcción que no tienen trabajo? Nosotros no vamos a sacar a España de la crisis, pero sin nosotros España no sale de la crisis. Ahora es mucho más sensato mirar hacia delante y no mirar hacia atrás, porque la burbuja ha sido devastadora.

¿La rehabilitación de viviendas puede ser la alternativa?
La rehabilitación, pero también con obra nueva. Esto significa crear unas condiciones de confianza financiera que ahora no tenemos. Es fundamental la voluntad de todos los ciudadanos y de todos los políticos. Es muy urgente hacerlo. Llevamos siete años de crisis durísima. Los arquitectos estamos facturando entre el 10% y el 20% de lo que facturábamos en el año 2006. Esto es insostenible. Es la ruina de un sector. Y es la destrucción de un tejido empresarial difícil de reconstruir.

¿No ven la mejoría?
Más bien hemos dejado de bajar. No es tampoco una mala noticia. Creo que hay 10 o 15 provincias en las que empiezan a subir.

¿Hay alguna forma de conseguir la reactivación?
Lo que defendemos es que todo cuanto se invierte en rehabilitación tiene retorno fiscal: el 70%, al Estado, y el 20%, a la Comunidad. Entonces, ¿por qué no se invierte más, si con el retorno fiscal no nos cuesta nada? Pero también hay un problema de voluntad política, si estamos de acuerdo en que hay que rehabilitar la ciudad y recuperar polígonos de los años 60 y de los 70 con condiciones que eviten la pobreza energética y salven a los abuelos colgados en los áticos sin ascensor. Eso tampoco es sostenible. Hay miles de personas mayores que no pueden bajar de su casa. Es una cuestión de voluntad política, de movilización de recursos, de garantías a los bancos. Todas esas cosas dicen que las están haciendo, pero no vemos adjudicaciones de obras. También hay una gran necesidad de vivienda de obra nueva que tiene demanda, pero que no es demanda solvente.

¿Cree que será posible esa ilusión de la que habla?
La ilusión tenemos que transmitirla nosotros, exigirla y contagiarla. Nosotros no somos economistas que deben resolver problemas macroeconómicos, sino que debemos exigir soluciones. Después de siete años de tener un paro del 70%, de facturar el 10% de lo que facturábamos y de estar saliendo al exterior en unas condiciones durísimas y sin apoyos, tenemos la obligación de decir que esto había que resolverlo.. Si no, no habrá nada que resolver. El problema será gravísimo para España, no solo para nosotros, sino para todo el país. Ha llegado el momento de que todo esto cuaje en un mensaje más potente, que signifique una esperanza para los arquitectos.

¿Cuál es la lección que tenemos aprender de esta crisis?
Que si el ministro de Paisaje y Territorio es el titular de Hacienda y el Banco Europeo, es decir, si no se controlan los flujos monetarios, sino que se dan hipotecas al 120% y se construye cualquier cosa, se crea una burbuja y pasa lo que pasa. Sin embargo, en Alemania se limitaban las hipotecas al 60%. Esto no depende de los arquitectos. Por eso, si no lo han aprendido otros, repetiremos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook