El consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, ha estimado que la Región de Murcia seguirá recibiendo aproximadamente unos 200 millones de euros anuales del presupuesto de la nueva Política Agraria Común (PAC) durante el periodo 2015-2020, una cifra similar a la percibida en el periodo anterior.

De estos 200 millones de euros, unos 125 o 130 millones de euros corresponderían a los pagos directos, según ha informado Cerdá en una rueda de prensa que ha ofrecido junto al director general del Agua, Joaquín Griñán, para informar de la aplicación regional de los reglamentos de la PAC.

Cerdá ha valorado que la nueva PAC ha quedado en una situación "muy positiva" para la Región de Murcia respecto a lo que se barajaba en un inicio, al desaparecer aspectos negativos, lo que ha achacado a la negociación del Ministerio de Agricultura, tanto por Miguel Arias Cañete como a Isabel García Tejerina.

En un contexto en el que el presupuesto global de la PAC disminuye, los fondos que vienen a España para el sector agroalimentario de la PAC "se mantienen". Así, si antes se recibía el 11 por ciento del presupuesto de la PAC, en el actual periodo "estamos recibiendo más del 12 por ciento de los mismos".

Cerdá valora que se han flexibilizado algunos aspectos que, en un principio, eran negativos como el denominado 'Greening', que en un principio afectaba también a los cultivos permanentes, es decir, a los almendros, el olivar, las viñas, los frutales o los cítricos, pero con la versión final no se ven afectados.

El consejero también ha destacado positivamente la regulación de los fondos operativos en la nueva PAC. De los que vienen a España, alrededor de la tercera parte van a parar a la Región de Murcia, lo que ha permitido que el sector se haya modernizado.

También ha valorado el hecho de que los agricultores que reciben menos de 1.250 euros "no tienen condicionalidad y se renueva automáticamente sin tener que hacer nada después del primer año. Por último, ha ensalzado que en el Pago Único se contempla un 2 por ciento para la incorporación de jóvenes agricultores, el doble de lo que percibían en el periodo anterior, pasando de 36.000 a 70.000 euros.