31 de diciembre de 2011
31.12.2011
Medio Ambiente

La mitad de los delitos que persigue la Fiscalía son contra el medio ambiente y urbanísticos

Del total de 348 diligencias penales incoadas en 2010, 168 eran de este ámbito, lo que supone un incremento del 30% respecto al año anterior

31.12.2011 | 05:00

Los delitos de urbanismo y contra el medio ambiente llenan las carpetas de la Fiscalía de Murcia. Son los más numerosos, según se aprecia en el balance elaborado por el fiscal delegado de la materia, José Luis Díaz Manzanera, que recoge que en 2010, de las 348 diligencias penales incoadas en total en la Fiscalía, 168 son de medio ambiente y urbanismo, lo que supone un 50% del total.

«Si tenemos en cuenta que en 2009 las diligencias incoadas por esta sección fueron 110, un 20% del total de la Fiscalía, el porcentaje de 2010 demuestra que el volumen ha aumentado considerablemente», indica Díaz Manzanera en su balance.

De las materias que forman esta sección de la Fiscalía (medio ambiente, ordenación del territorio, patrimonio histórico, flora y fauna, maltrato de animales e incendios forestales), la que más número de delitos acumula es la de ordenación del territorio. En 2010 se registraron 77 diligencias por delitos contra la ordenación del territorio, mientras que en 2009 se abordaron 54 casos. «La mayoría de estas diligencias se refieren a construcciones ilegales y en menor medida a posibles prevaricaciones de funcionarios por irregularidades urbanísticas», señala Manzanera.

«Son muchos los asuntos que se presentan, sobre todo por la Gerencia de Urbanismo del ayuntamiento de Murcia, la cual es curiosamente la que más remite periódicamente los expedientes de construcciones ilegales, a los que hay que sumar en el año 2010 los remitidos por los ayuntamientos de Águilas y Lorca, así como Librilla y Puerto Lumbreras», explica el fiscal delegado en su memoria.

En el apartado de medio ambiente, se aprecia un repunte de delitos, puesto que si en 2010 entraron 62 asuntos, en 2009 la mitad, 32 diligencias. De este tipo de delitos, el más numeroso es el de robo de agua, «que afecta casi en exclusiva a la Región de Murcia», reconoce el representante de la Fiscalía. Los vertidos ilegales, los ruidos excesivos y las extracciones ilícitas en canteras siguen incluyéndose en la lista de delitos aunque las cifras no son destacables.

Los incendios forestales se incrementaron en 2010 hasta alcanzar la cifra de 18, y además, se produjeron más detenciones que otros años. Entre ellos, el incendio de Calasparra el 7 de septiembre fue muy destacado por el elevado número de hectáreas que arrasó.

Los delitos contra el patrimonio histórico registrados en la Fiscalía bajaron de los 5 de 2009, a sólo uno el pasado año. Al contrario, los delitos contra la fauna y la flora en la Región de Murcia se han duplicado, pasando de 5 a 9 en 2010. En el apartado de maltrato de animales domésticos se registró un solo caso, aunque en 2009 la Fiscalía no abrió ninguna diligencia por este motivo. La carga de trabajo de la Fiscalía ha llevado a reforzar la sección con otros fiscales colaboradores, como Miguel de Mata.

Caza ilegal
En referencia a los delitos contra la fauna, el fiscal destaca un caso concreto. El de un procesado que, con el objetivo de cazar a zorros y otros mamíferos (gato montés, jineta, tejón, garduña, turón, jabalí) de un coto privado de caza, colocó, sujetándolos a diferentes anclajes, un total de 38 lazos cable por diversas zonas. Los lazos estaban confeccionados con cable de acero flexible, al que el denunciado le hizo un nudo ´corredizo´ con la función de aprisionar la extremidad o parte del cuerpo de los animales que se colaran en el interior. Al no tener tope o freno, cuanto más fuerza ejercía el animal para liberarse, más fuerte le apretaba el lazo en el cuerpo, lo que provocaba su muerte por estrangulamiento, por inanición o deshidratación. «Era un instrumento para la caza no selectivo y totalmente prohibido por la normativa administrativa», indica el fiscal. Como consecuencia de esta acción, los agentes hallaron dos zorros con signos de haber sido atrapados y un elevado número de restos óseos procedentes de otros animales muertos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook