Todas las ayudas son pocas cuando de salir de una crisis salvaje como por la que está atravesando el país se trata, pero con lealtad. Este es el mensaje que lanzó el desde ayer presidente de la Comunidad por quinto mandato consecutivo, Ramón Luis Valcárcel, a los grupos de la oposición –fundamentalmente al PSOE– al concluir el debate de investidura, que se ha celebrado durante los dos últimos días en la Asamblea Regional.

La ceremonia de las manos tendidas que escenificaron tanto el jefe del Ejecutivo regional como la portavoz del grupo parlamentario socialista, Begoña García Retegui, culminó con el anuncio de Valcárcel de convocarla a un encuentro para hablar de posibles acuerdos. «Voy a creer en su buena fe cuando tiende la mano, pero no vuelva hacer declaraciones irresponsables a medios de comunicación nacionales como las que ha hecho, en las que dice que la Comunidad no paga ni la luz, ni el agua, ni el teléfono», advirtió el presidente a la jefa de la oposición, a la que también recordó que se ha invitado al PSOE a llegar a pactos «tantas veces como las que ha rechazado».

Valcárcel no se hizo el remolón a la hora de recoger el guante del consenso en los asuntos de mayor trascendencia para la Región que le lanzó García Retegui y así lo puso de manifiesto al afirmar: «Cuento con ustedes y con la sociedad entera, con los agentes sociales, con las universidades, con todos».

Será en reuniones posteriores, si finalmente se llegan a producir, cuando se determine si esos hipotéticos acuerdos se refieren a los asuntos más importantes, como el empleo, las infraestructuras y la reclamación de la deuda histórica a la Administración central o, tal y como teme García Retegui, se limitan a asuntos ´menores´ como la reforma de la Ley Electoral. Al menos, en lo que a la atención y apoyo a Lorca tras el terremoto que asoló la ciudad el pasado mayo se refiere, sí hay posturas comunes, pese a que no quedó claro en el debate si se creará la comisión parlamentaria de seguimiento que reclamaron los socialistas.

El presidente de la Comunidad quiso aprovechar el turno de réplica que le correspondía tras las intervenciones de los grupos parlamentarios para contrarrestar todas sus críticas, hasta las que no se le habían hecho, al menos en la sesión de ayer. Así, Valcárcel justificó que se había reducido el número de fundaciones y organismos autónomos –«chiringuitos», según la terminología de la oposición–, cuando en realidad Retegui no habló de ello en su intervención. Y eso que el presidente comenzó su réplica acusando a IU y PSOE de hacer sus críticas «a piñón fijo» y a repetir su discurso de debates anteriores.

Respecto a la responsabilidad que desde las filas socialistas le atribuyen en el crecimiento del paro en la Región de Murcia, Valcárcel insistió en que son las políticas que lleva a cabo la Administración central las que hacen que el empleo se comporte de una manera u otra. «Yo he escuchado que Alemania tiene cinco veces menos parados que España o que Francia crea el doble de empleo, no que la política del presidente de un lander (división territorial germana) o una provincia francesa hayan sido las que lo hayan generado», dijo Valcárcel, quien pese a ello reiteró que asume su parte de responsabilidad en la crisis, «pero no toda».

Tras echar mano de algunas cifras para hablar del crecimiento de la población activa en la Región, de criticar a la Administración central por otorgar financiación extra a comunidades como Aragón, Andalucía, Cataluña o Baleares y de defender el aeropuerto de Corvera «como una herramienta fundamental para fomentar el turismo», Valcárcel se sometió a decisión del pleno para presidir la Comunidad, lo que ratificaron los 33 diputados populares frente a la negativa de los once socialistas y el de IU-Verdes.