Una de las preguntas más repetidas desde que el miércoles el rector de la Universidad de Murcia, José Antonio Cobacho, denunciara públicamente que la Universidad Católica San Antonio (UCAM) estaba dando facilidades a los alumnos matriculados en algunas de sus titulaciones era por qué el consejero de Universidades no intervenía. Salvador Marín habló ayer con LA OPINIÓN para garantizar la calidad de las titulaciones que imparte la UCAM: «Los padres tienen que saber y tener la certeza de que todas las titulaciones que se imparten en la Región cumplen con las garantías que exige la ley», aseguró, convencido de que los sistemas actuales de control funcionan, tanto antes de su implantación, como después de la puesta en marcha del título; «controles en los que la Región de Murcia es pionera», aclaró.

La denuncia de José Antonio Cobacho se refería de forma concreta a los itinerarios y pasarelas que los diplomados y licenciados tienen que hacer si quieren obtener los actuales títulos de grado implantados con la llegada del Plan Bolonia. Estos itinerarios fueron verificados por la Agencia Nacional de la Evaluación y la Calidad (ANECA) y pasaron los filtros que establece la ley regional previos a su puesta en marcha, pero todavía no han sido sometidos a los controles de seguimiento. «Estos controles se hacen después de un año de implantación de los títulos y esos itinerarios se han implantado este curso, pero si el rector Cobacho considera que las cosas no se están haciendo bien, puede denunciarlo en el lugar indicado para hacerlo, la Comisión Universitaria Regulación del Seguimiento y Acreditación (CURSA)», explicó el consejero, quien añadió que, por ahora, no tiene constancia de que haya remitido ya a esta comisión ninguna queja. José Antonio Cobacho aseguró el mismo miércoles que la Universidad de Murcia ya había enviado al ministerio de Educación sus sospechas sobre «los excesos» y «facilidades» que otorga en esos itinerarios la UCAM.

Marín dejó claro que no se va a hacer ningún examen extraordinario a estas titulaciones mientras que la CURSA no diga lo contrario «porque los procedimientos están establecidos así». El consejero de Universidades recordó que, según marca la ley, si una universidad no cumple con los requisitos de una titulación una vez implantada se le puede desautorizar.

«He hablado con los tres»

Salvador Marín, reacio a entrar en «el cruce de acusaciones» de los últimos días, confirmó que ha hablado sobre lo ocurrido tanto con Cobacho como con Félix Faura, rector de la Universidad Politécnica de Cartagena, y con el presidente de la UCAM, José Luis Mendoza. El consejero no aclaró el contenido de esas conversaciones y ni si ha intentado mediar para evitar que el asunto llegue a los tribunales después de que la UCAM haya anunciado que demandará a Faura, a Cobacho y a Antonio Sevilla; decano del Colegio de Ingeniero de Caminos, que esta semana ha criticado duramente los contenidos y la metodología del máster de su especialidad que quiere impartir la UCAM a partir del próximo mes de septiembre «porque no es serio y dará una formación deficiente a los alumnos».

Sobre si este máster se aprobará finalmente, Salvador Marín tan solo se limitó a decir que tendrá que pasar todos los trámites que marca la ley. La decisión se tomará el próximo mes de julio.