­El Gobierno no demandará a Alemania por los daños provocados por la crisis de los pepinos, pero el Partido Socialista anima a los productores afectados a hacerlo por su cuenta. El portavoz de Agricultura del PSOE en el Congreso, Alejandro Alonso, considera que deben ser los productores hortofrutícolas los que «al ser acusados injustamente» de estar en el foco del brote de E. Coli en Alemania, los que emprendan acciones legales contra las autoridades de este país, al tiempo que señaló que el Gobierno español les prestará «apoyo» y asesoría en sus demandas. Así lo aseguró en rueda de prensa en el Congreso, donde presentó una proposición no de ley del Grupo Socialista en la que reclama, entre otras cuestiones, que la Comisión Europea ponga en marcha «medidas excepcionales» que permitan compensar el 100% de los daños producidos a los agricultores. Alonso remarcó que la Comisión Europea fue responsable de potenciar los efectos de la situación al emitir una alerta sanitaria que daba credibilidad a las «irresponsables» informaciones emitidas por la senadora de Salud de Hamburgo, por lo que debe ser Bruselas la que cargue con los costes. Los agricultores y empresarios afectados por las acusaciones de las autoridades alemanas consideran insuficientes y casi como una provocación las ayudas concedidas hasta ahora por la Comisión Europea.

Campaña con Merkel

Por otra parte, el Gobierno alemán apoyará una campaña para recuperar la imagen de las hortalizas españolas en Alemania, según anunció ayer en Berlín el secretario de Estado para la Unión Europea (UE), Diego López Garrido.

«El Gobierno alemán se ha comprometido en esforzarse por recuperar el prestigio de los productos agrícolas españoles mediante acciones concretas de promoción que el Gobierno español ya está preparando», dijo López Garrido en una rueda de prensa en Berlín.

Ese compromiso le fue expresado por su homólogo alemán, Werner Hoyer.