El secretario de Coordinación del PSRM, Francisco Javier Oñate, ha lamentado que el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, usara su primer comunicado, tras la agresión del consejero de Cultura, "exento de cualquier tipo de templanza para calentar ánimos", con "frialdad" para no equivocarse de objetivo, el de "destrozar la candidatura de un partido político que les puede ganar en las próximas elecciones".

Ese fue, apuntó en rueda de prensa, "el único móvil, conseguir un puñado más de votos. No se dan cuenta que están perdiendo el propio prestigio", tras lo que se preguntó, "qué actitud se puede esperar de un presidente que reacciona de forma irresponsable e iracunda, buscando un puñado más de votos, llevándose por delante algunos principios de la convivencia".

Destacó así la actitud de "calma, prudencia y templanza" del partido mantenido desde el pasado sábado "no porque no hayamos tenido nada que decir" sino porque, explicó, "en el clima emocional que se creó nos pareció lo aconsejable", lo contrario, lamentó Oñate, "que el Gobierno regional, que es a quien le correspondía". A su parecer, el Ejecutivo murciano "no ha estado a la altura de las circunstancias".

Tras lo que subrayó que estos cuatro días dejarán dos cosas "para la historia": la primera, apuntó, "una agresión condenable, de móvil desconocido, pero sea cual sea es repudiable y rechazable todo tipo de violencia".

La segunda, añadió, "es la conducta irresponsable de Valcárcel, intentando sacar de una situación desgraciada un puñado de votos, para lo que no le ha importado atacar a una parte de la sociedad murciana, a la que también representa y tiene la obligación de defender". Sin embargo, apostilló, "se ha ensañado con ellos".

"No le ha importado deteriorar la imagen de la Región, fomentando una imagen ficticia de crispación política, ni intentar amordazar la democracia, coartar la libertad de crítica política y entrometerse en el derecho a la manifestación pacífica", indicó Oñate.

EL PSOE NO SE PLANTEA ACCIONES LEGALES

Preguntado por si el partido tomará alguna medida, el socialista apuntó que "la acción legal ya está en marcha y confiamos plenamente en que la actuación de la Justicia terminará esclareciendo todas las circunstancias de este desgraciado suceso". De momento, sentenció, "el Partido Socialista no se plantea nada más que confiar en lo que la Justicia ya está haciendo".

Oñate, que aseguró que hacen balance cuatro días después de lo sucedido, porque "el clima ya lo permite", manifestó sobre la petición de los populares de la dimisión del delegado del Gobierno, Rafael González Tovar, "que se ha actuado de la manera que tenía que hacerse". "No tenemos nada que reprochar a la Delegación, sino todo lo contrario".

Sobre la petición del Gobierno regional de un cambio de itinerario de las manifestaciones en contra de la Ley de Medidas Extraordinarias para la Sostenibilidad de las Finanzas Públicas para evitar que pasen por la puerta de la vivienda del presidente Valcárcel, el PSOE asegura no tener "nada que decir".