Negar la entrada a dos hombres al club Sala Príncipe del Polígono Industrial de San Ginés de Murcia les salió muy caro a los dos porteros del local. Los clientes amenazaron a los vigilantes con pegarles un tiro, y lo cumplieron con creces. A los pocos minutos regresaron al club con sendas armas de fuego, con las que dispararon sin bajarse de su coche a los porteros hasta en ocho ocasiones.

Los vigilantes salvaron su vida refugiándose en el local, y las lesiones tardaron en curar 104 días a uno y 485 días al otro. Uno de ellos sufre secuelas que le impiden llevar a cabo sus actividades habituales.

Así lo indica el fiscal en su escrito de acusación contra uno de los hombres que disparó en la madrugada del 6 de enero de 2008, ya que el otro procesado murió hace un año. El juicio contra el acusado comenzará el próximo martes, y la Fiscalía pide ocho años de prisión por cada uno de los delitos de asesinato, que suman dieciséis, y ocho meses por el delito de tenencia ilícita de armas, así como el pago de una indemnización a uno de las víctimas.