13 de enero de 2011
13.01.2011
40 Años
40 Años

PSRM calcula un ahorro de 500 millones "con la eliminación del despilfarro"

13.01.2011 | 20:47

La candidata a la Presidencia de la Región de Murcia y portavoz del Grupo Parlamentario socialista, Begoña García Retegui, ha afirmado hoy que, según los cálculos realizados por un grupo de trabajo formado por economistas de empresas, expertos en gestión pública sanitaria y profesores de las universidades públicas, "hubiera sido posible ahorrar del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de 2011 unos 500 millones de euros, sin lesionar ni recortar derechos y salarios de los empleados públicos".

A juicio de García Retegui, el rigor en las cuentas públicas en la situación de déficit que presentan los presupuestos regionales "obliga a replantear cada partida de gasto". La parlamentaria socialista anunció así en rueda de prensa una "alternativa" al 'tijeretazo de Valcárcel', y que va a trasladar de forma inmediata a las organizaciones sindicales del ámbito de la Administración Pública.

Entre esas medidas se encuentran la reducción del número de consejerías, de altos cargos y departamentos, así como de contratos de alta dirección, eventuales de gabinete y de asesores técnicos -de los que sólo en la Consejería de Educación suponen más de 80-. También la reducción de alquileres y de contratos externos para trabajos que pueden ser realizados por empleados públicos.

A esa reestructuración de la Administración regional se uniría la supresión de determinados eventos culturales y acciones de patrocinio de proyectos de dudosa rentabilidad en la imagen de la Región de Murcia. La reducción del número de entidades y empresas públicas, las remuneraciones a miembros de consejos de administración y de consejos asesores, incluirá un mayor ahorro.

Además del nuevo organigrama de la Administración regional, la partida más importante para reducir el gasto público es la que afecta al Servicio Murciano de Salud (SMS), sin que se vea afectada, señaló Retegui, "la calidad de la asistencia sanitaria". La reducción del gasto farmacéutico, la eliminación de la duplicidad de pruebas diagnósticas, una mejora real de la coordinación socio-sanitaria, de los conciertos.

En opinión de la candidata socialista, "el Gobierno regional ha utilizado el camino más fácil, es decir, la tijera con los empleados públicos con la pretendida idea de que los éstos iban a culpar a Zapatero de una responsabilidad que es solamente de Valcárcel".

"Valcárcel ha sido el presidente del despilfarro y la mala gestión en época de bonanza, en época de vacas gordas en la economía regional. Ahora, en los momentos difíciles, que es cuando los ciudadanos ven quiénes se preocupan de verdad por gobernar bien, comprueban que utiliza un atajo por no querer tocar a los que ha colocado a dedo y reconocer que no ha gestionado bien", subrayó.

OTRA FORMA DE GOBERNAR "ES POSIBLE"

Según García Retegui, "Valcárcel mira siempre a otro lado cuando las cosas van mal, cuando tiene que tomar decisiones difíciles". Tras lo que advirtió "que hay otra forma de gobernar y de que hay otra alternativa para abordar los problemas económicos de la Administración regional, de la sanidad, de la educación y de la gestión pública".

Otras medidas obligarían a un control exhaustivo de gasto superfluo dedicado a la adquisición de licencias de software, y que, apuntó la socialista, "eliminarían unas partidas millonarias, con la decisión política de optar por el software libre, sin hipotecas de compromiso con determinadas multinacionales del ámbito de la informática como hacen otras comunidades autónomas como Extremadura".

Finalmente, la candidata a la presidencia de la Comunidad, manifestó, ante las manifestaciones de los sindicatos en contra de los recortes del Ejecutivo regional a los funcionarios, que "los socialistas comprendemos y compartimos el profundo malestar de los trabajadores públicos de la Región de Murcia".

Retegui, que afirmó que muchos afiliados del PSRM que son trabajadores públicos han estado presentes en ellas, añadió que "ese colectivo de no puede ser el que pague los errores y los excesos del Gobierno de Ramón Luis Valcárcel, que tenía que haber tomado medidas valientes para atajar el gran déficit provocado por su mala gestión, pero esas medidas no tenían que haber hecho sangre social".

"Lo que tenía que haber hecho Valcárcel es negociar con ellos y, antes de recortar derechos sociales o salarios de los trabajadores públicos, tendría que haber recortado en otras partidas presupuestarias que suponen mala gestión y despilfarro", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook