Cada año son más los jóvenes que deciden hacer las pruebas de acceso a ciclos formativo por duplicado: se examinan en la Región de Murcia, pero también lo hacen en institutos de provincias limítrofes. El certificado que obtienen es válido en toda España y de esta manera multiplican sus opciones de aprobar y evitar pasar otro curso más en blanco. Esta práctica, cada vez más extendida, está generando problemas organizativos a los institutos organizadores, que reciben una avalancha de inscripciones y que se encuentran sobrepasados por la demanda.

Entre los más afectados están los institutos de Orihuela, que este año han recibido a más de mil murcianos que han probado suerte en la provincia vecina. Los directores de los centros han protestado ya formalmente a la consellería de Educació porque, aseguran, no dan abasto. Quieren una solución y reclaman que el Gobierno valenciano haga coincidir las pruebas con la convocatoria murciana.

«Vienen de forma organizada por las academias y nos generan muchos problemas organizativos porque no podemos atender las más de mil solicitudes que tenemos e incluso hemos tenido que derivar a muchos de los inscritos a otros centros de la provincia», explica Abel Melcón, vicedirector del IES El Palmeral. En su centro se inscribieron este año a las pruebas cerca de 1.400 jóvenes de los que «más de mil cien son murcianos».

Su instituto vecino, Les Espeñetes, reciben menos inscripciones, en torno a cuatrocientos, pero su director asegura que nueve de cada diez son de chicos de la Región de Murcia. Ambos centros intentan que la Consellería les de una solución que podría acabar restando oportunidades a los jóvenes de la Región.

En los centros afectados creen que habría que equiparar los criterios de los exámenes, que elabora cada comunidad autónoma, para que tengan el mismo nivel y no se produzcan este tipo de movimientos.