La oposición ha reprochado hoy al Gobierno de Murcia su inacción ante la crisis económica, tras conocer las medidas de ajuste y contención del gasto anunciadas por el presidente, Ramón Luis Valcárcel, en su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región, el último de esta legislatura.

Entre esas medidas, el presidente anunció la supresión del 30 por ciento de entes públicos, sociedades y fundaciones dependientes de la Comunidad Autónoma, así como la eliminación de la dirección general de Promoción Cultural.

El portavoz socialista y líder de la oposición, Pedro Saura, abrió pasadas las 10,00 horas la segunda sesión de este debate parlamentario y durante los 50 minutos que ocupó la tribuna de oradores, con un discurso eminentemente económico, habló de la virulencia de la crisis en esta región, y de la ausencia de ideas del Consejo de Gobierno.

Saura advirtió a Valcárcel que salir de la crisis "va a costar sangre, sudor y lágrimas", le pidió que "ahorre" y dijo que Murcia necesita una "nueva forma de hacer política y mucho coraje" para "hacer útil la autonomía".

El dirigente del PSOE afirmó que en los 15 años de gobierno popular la región ha perdido convergencia con el resto de España en productividad y renta per cápita, consecuencia de la "resaca de los excesos y la borrachera inmobiliaria" de la gestión de Valcárcel.

También sobre el modelo de gobierno habló el coordinador regional de IU y portavoz del grupo mixto, José Antonio Pujante, al abogar por una salida solidaria de la crisis, que, a su juicio, pasa por la movilización social.

Para José Antonio Pujante, la situación de crisis que sufre Murcia responde a que la economía se ha asentado en un modelo de baja cualificación, alta temporalidad y bajos salarios, que ha provocado que la Comunidad sea "la primera en destrucción de empleo" y que se cierren de empresas.

Por su parte, el portavoz del grupo popular, Juan Carlos Ruiz, acusó al Gobierno de España de haber abandonado a la Región y haber adoptado muchas decisiones "caóticas" que han puesto en riesgo el desarrollo de esta autonomía.

Ruiz también hizo referencia a la "espeluznante" negociación del Estatuto de Castilla-La Mancha, que no prosperó en lo referido al fin del Tajo-Segura "por la intervención del presidente Valcárcel".

Tras la intervención de los tres portavoces, llegó el turno de réplica de Valcárcel, quien reiteró la eliminación de un importante número de consorcios, fundaciones y entes públicos para "avanzar en la política de austeridad" que impulsa su ejecutivo desde el inicio de la crisis.

El jefe del Ejecutivo autonómico afirmó que hay organismos públicos que "han de ser sacrificados en aras de la austeridad, no porque sean inútiles, sino porque ante la actual situación de emergencia hay que tomar medidas excepcionales", y que su gobierno demostrará que "con menos recursos y más esfuerzo se puede ganar en eficiencia y eficacia".

El presidente murciano también se ha referido al "plan de rescate" financiero que prepara su gobierno para los ayuntamientos, que se centrará en inyectar liquidez a las arcas municipales para que puedan atender los compromisos de pago con sus proveedores.