Ricardo Costa fue suspendido militancia en el Partido Popular horas después de tomar posesión de su escaño en la última fila de Las Cortes Valencianas, saludarse tímidamente con su presidente, Francisco Camps, y reivindicar ante la dirección nacional sus derechos "como militante y secretario general".

La suspensión cautelar anunciada por la dirección nacional del PP del ex secretario general del PP de la Comunitat Valenciana y ex portavoz en las Cortes Valencianas culmina dos semanas de divergencias entre las direcciones nacional y regional del PP sobre el futuro de Costa, relacionado con el caso 'Gürtel'.

El secretario general se ha convertido en el protagonista de las tensiones políticas generadas por la supuesta relación de la cúpula popular con la trama de empresas dirigida por Francisco Correa y, en Valencia, por Álvaro Pérez 'El Bigotes'.

Costa, que ha remitido ya a Génova toda la documentación sobre su gestión orgánica al frente del PPCV y su patrimonio personal -incluyendo declaraciones de la Renta, facturas e informes hipotecarios-, señaló que esta petición era desde "el respeto" y sin querer entrar "en polémica". "Creo que como militante y secretario general es importante que desde la dirección nacional se ratifique la gestión de estos años, mi gestión como secretario general, y se ponga en valor mi honradez como militante, ciudadano y secretario general. Muchas gracias", dijo ante los periodistas. Cuatro horas más tarde, un comunicado de Génova anunciaba su suspensión de militancia

Antes, la llegada de Costa a Las Cortes había despertado una enorme expectación mediática. En todo momento se mostró sonriente y comunicativo. Tomó asiento, el 98 y situado en la última fila de la bancada popular -lejos ya de la butaca inmediatamente posterior a Camps que ocupaba desde 2007-, sin parar de recibir abrazos y apretones de mano de compañeros de grupo.

"Nadie me ha llamado" desde Génova, insistió para reiterar su petición de que, si no se halla en su gestión ninguna irregularidad, se le ratifique la confianza.