El delegado del Gobierno, Ángel González, calculó que 1,9 millones de vehículos se desplazarán por las carreteras de la Región durante la operación especial, cuya primera fase se inició el viernes de Dolores y la segunda fase se iniciará mañana a las 14:00 horas.

Un total de 240 agentes participarán en este operativo, 234 de los cuales serán de Tráfico (16 más que en 2007) y el resto de la Comandancia y de la Policía Local.

Cuatro coches camuflados de tráfico participarán en el operativo durante estas fiestas, anunció González, quién destacó que la avalancha de tráfico que se desplaza de interior del país a la costa murciana tendrá facilitado el tránsito al abrirse el Puerto de la Cadena con tres carriles y dimensiones, según dijo, de autopista.

En la primera fase de la operación especial de tráfico se produjeron seis accidentes en las vías interurbanas, con un herido grave.

Se prevé que la operación salida sea muy escalonada debido a que el 19 de marzo es festivo en Valencia y Murcia, pero laborable en Madrid y Castilla-la Mancha, mientras que el regreso se concentre especialmente el domingo y lunes de Pascua.

El punto más conflictivo será el entronque de la A-30 con la A-7, en Espinardo, y los centros comerciales de Thader y Nueva Condomina.

Los itinerarios alternativos serán para los que circulen por la A-30 en dirección a Andalucía, la N-344 a través de Molina, Alguazas y terminar en la A-7, evitando así el nudo de Espinardo.

La alternativa de los que vengan de Alicante a Cartagena será la antigua N-340, y los que vayan a Andalucía, la AP7.

El número de fallecidos el año pasado en esta operación fueron dos y en el 2006, tres.

Entre los consejos que recomienda el jefe provincial de tráfico, citó la revisión del vehículo, la planificación del viaje, el huir de las prisas, y guardar las distancias de seguridad con la sencilla fórmula de contar "1101 1102" cuando el coche que va delante pase por un punto fijo que uno mismo determine.

En esta ocasión Tráfico ha puesto especial interés en que se utilicen los intermitentes adecuadamente en los cambios de carril, al comprobar que hay vehículos que cambian caprichosamente de carril ocasionando en ocasiones accidentes por ello al no emplear los intermitentes.