Este año aumentó en dos el número de fallecidos en relación al mismo periodo de 2007, mientras que el número de accidentes (126 el año pasado) descendió, al igual que los heridos graves (13 este año frente a los 36 del año pasado).

Por otra parte, la Guardia Civil y las policías locales realizaron un total de 3.555 pruebas de alcoholemia, de las que 159 dieron positivo, por lo que el porcentaje de alcoholemia en vías interurbanas ascendió a 2,6 por ciento, al igual que el registrado en el mismo periodo del año anterior.