En su primera visita oficial a la Región, Bermejo mantuvo sendas reuniones de trabajo con el presidente de Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia, Juan Martínez Moya y los miembros de la Sala de Gobierno, así como los representantes del ministerio fiscal, con su fiscal jefe, Manuel López Bernal, a la cabeza.

El ministro llegó con varios minutos de adelanto respecto al horario previsto, lo que pilló por sorpresa a la veintena de representantes sindicales de CCOO, CSI-CSIF y UGT que no pudieron protestar, como tenían previsto, a la entrada de Fernández Bermejo al Palacio de Justicia, aunque el titular del departamento se reunió con la plataforma tras celebrar una rueda de prensa.

Fernández Bermejo, que alabó el Sistema de Gestión de Subastas judiciales por Internet desarrollado en Murcia, que se va a generalizar al resto del Estado, anunció que además la administración de Justicia de la Región va a llevar a cabo una experiencia piloto sobre procedimientos de desahucio.

Las características de Murcia por dimensión y por tiempos son las adecuadas para llevar a cabo ese procedimiento piloto, que tiene el objetivo de encontrar respuestas coordinadas entre la comisión judicial que lleva el alzamiento, con los cuerpos de seguridad y las administraciones implicadas, dijo el ministro.

"A veces la coordinación de esfuerzos para que la ley sea cumplida da mejores resultados que la modificación de la ley", señaló Bermejo, quien se mostró convencido de que Murcia es el lugar idóneo para llevar a cabo la experiencia que luego se generalizará a todo el territorio nacional.

Sobre el proceso de trasferencia de la competencia de Justicia al Gobierno regional señaló que aún no hay una fecha concreta y dijo que existe "una importante aproximación" sobre su coste, que ronda los 50 millones de euros.

Fernández Bermejo que mostró su interés en que la trasferencia se produzca durante esta legislatura, señaló que lo "importante es negociar bien, que el Gobierno de Murcia sea consciente de que 'esto no es un juego de pillos'".

"Ellos y nosotros somos conscientes de que es un cambio de órgano de gestión de un dinero publico, y el Ministerio no tiene el mínimo interés en sacar ninguna ventaja, salvo que se administre bien la justicia en Murcia",agregó.

La transferencia no esta lejana pero mientras eso no se produce, afirmó Bermejo, la región tendrá durante 2008 seis nuevos juzgados que se sumarán a los 24 puestos en marcha durante la legislatura, con el objetivo de mejorar la relación de juez por cada cien mil habitantes, que ahora, dijo, "no es buena en Murcia".

A pesar de ese déficit, el ministro valoró el estado de la Justicia en Murcia y anunció que desde el departamento se va a trabajar para que se acelere la ejecución de la segunda fase de la Ciudad de la Justicia, porque "la Región se lo merece" y se refirió a que el Palacio, una vez remodelado, será la sede del TSJ.

El ministro dijo que se van a mejorar las necesidades de personal auxiliar para las fiscalías de Cartagena y Lorca, y se refirió a la importancia de la futura Oficina Judicial, cuya ley se encuentra en el Parlamento, que unificará los procesos de gestión y tramitación para "dejar a los juzgados que juzguen".

Mariano Fernández aseguró además que uno de los nuevos seis juzgados a crear durante 2008 se dedicará al área Contencioso Administrativo, y explicó que se implantará un plan de choque que se ha llevado a cabo en la Sala Tercera del Tribunal Supremo mediante el que se han rebajado de "forma razonable" los tiempos de respuesta a las demandas de los ciudadanos.

Tras la rueda de prensa, el ministro se entrevistó con los representantes sindicales a los que remitió a la reunión que mañana se va a celebrar en Madrid "para aproximar posiciones"y a otra que esta prevista para el día 15 al tiempo que pidió "responsabilidad de cada una de las partes para mejorar la gestión".