La acusación del PP señala que la empresa Promociones Pibarri suscribió en mayo de 2006 un convenio con el ayuntamiento por el que se autoriza la construcción de 19 viviendas en 2.300 metros cuadrados del plan parcial La Tejera, "cuyo suelo está calificado de uso comercial, y no residencial", según los denunciantes.

Según Hurtado, en el plan general de ordenación urbana de Ceutí aprobado por el ayuntamiento en 2004 "sin alegaciones del PP" ya se recogía que ese terreno era residencial, así como en el visto bueno definitivo que a ese plan dio la consejería de Obras Públicas, Vivienda y Transportes en abril de 2006, antes de la firma del convenio al que alude el partido en la oposición en esa localidad.

Cuando se puso en marcha el plan parcial de La Tejera, hace más de una década, precisó el alcalde, se destinó a uso comercial el 10 por ciento del terreno, pero transcurrido el tiempo los vecinos no decidieron comprarlo para levantar sobre él ningún negocio.

Por ello, el ayuntamiento decidió sacarlo a subasta para venderlo "al mismo precio" que el suelo residencial, oferta de compra que aceptó la cadena de supermercados Intermarché, que tampoco instaló ningún local comercial sobre él, tras lo que el consistorio decidió quedarse con él, a cargo del 10 por ciento que le corresponde por ley de cada plan parcial.

Entonces se recalificó el suelo para uso residencial y se estipuló que las plusvalías que generara ese cambio en la calificación del terreno revirtiera en las arcas municipales.

Lo que significa, concluyó Hurtado, que pierde crédito la acusación del PP local, que señaló hoy que ni los vecinos ni el propio partido denunciante conocen qué compensación obtendría el ayuntamiento por las plusvalías que Promociones Pibarri obtendría del cambio de uso del suelo y del índice de edificabilidad.