Un total de 8.169 empresas de la Región se han adherido a la Junta Arbitral de Consumo, un organismo que resuelve fuera de los tribunales, de forma gratuita y en un plazo máximo de cuatro meses, conflictos de tipo económico que se producen entre consumidores y empresarios, comercios o profesionales.

En lo que va de año, la Junta ha resuelto más de dos mil casos, un volumen de trabajo que tendrían que asumir dos juzgados de primera instancia y que supone un ahorro para la Justicia de 600.000 euros. Así lo señalaron el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, José Pablo Ruiz Abellán, el director general de Consumo, José Gabriel Ruiz, y la nueva presidenta de la Junta, la profesora de Derecho Encarna Serna, que presentaron ayer la campaña y los actos que se han preparado con motivo del 20 aniversario de la Junta Arbitral de Consumo de la Región de Murcia, la primera que se creó en España (siete años antes de que se implantase en el resto del país).

El organismo murciano sigue estando a la cabeza en la cantidad de empresas adheridas y en el número de casos resueltos.

Ruiz Abellán explicó que este organismo -que sólo puede intervenir cuando el destinatario final es el consumidor, cuando la empresa está adherida a la Junta Arbitral de Consumo y cuando no existe daño para la salud- contaba en el año 2000 con 4.000 empresas, cifra que se ha duplicado en seis años. Asimismo, indicó que el organismo le otorga un distintivo a estas empresas, ya que el sólo hecho de estar adheridas supone una garantía de calidad para el cliente.

El consejero añadió que desde 1999 la Junta Arbitral ha resuelto una media de 1.500 casos al año. De los 2.000 conflictos solucionados en lo que va de año, destacan los del sector de telefonía (especialmente reparación de móviles), que suponen un tercio, seguidos por los relacionados con la electrónica, la reparación de automóviles y las tintorerías. Sólo un 2% de las empresas originan el 80% de las reclamaciones.

Cabe destacar que de las 1.969 reclamaciones registradas en 2005, un 22% se resolvió durante la mediación previa. En los casos en los que se dictó laudo, de obligado cumplimiento por ambas parte, un 40% de las veces se falló a favor del cliente y un 35% a favor de la empresa; en un 25% de los casos se llegó a un acuerdo entre las partes. Muestra de la imparcialidad del proceso es, según manifestó José Pablo Ruiz Abellán, que el 95% de los laudos se dictaron por unanimidad.

El Colegio Arbitral que juzga estos casos lo forman su presidente (personal de la Administración que debe ser licenciado en Derecho), un representante de las asociaciones de consumidores y también un representante del sector empresarial.