Los ciudadanos de la Región de Murcia pagarán mucho más por el agua que consuman a partir de 2006 debido a la paulatina puesta en marcha de las plantas desaladoras. Así lo confirmó ayer el director de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, Isidoro Carrillo, tras la reunión del comité ejecutivo del organismo, durante la que se presentó el protocolo de actuaciones en caso de sequía.

Carrillo aseguró en declaraciones a Onda Regional que, aunque el incremento de precios no es inminente, la Mancomunidad ya está preparando su propuesta de subida de precios de forma paralela a las obras contratadas para generar agua potable a partir del agua del mar.

El incremento del precio del agua comenzará a aplicarse a partir de enero del año próximo y, según el director de la Mancomunidad, "será muy importante".

En lo que a la construcción de las desaladoras recogidas en programa AGUA del ministerio del Medio Ambiente, la Mancomunidad de Canales del Taibilla aprobó ayer obras por valor de 150 millones de euros que se licitarán el septiembre próximo. Se trata de la desaladora Alicante II, canal del Mar Menor y conexión de las desaladoras de San Pedro del Pinatar con la Vega Baja. También se han adjudicado contratos por 42 millones de euros entre los que destacan el de las obras de conexión de la desaladora de Valdelentisco con el canal de Cartagena y las de conducción oeste del abastecimiento al Alfoz de Murcia.

Respecto al Protocolo ante Situaciones de Sequía, que se remitirá a todos los municipios de la Mancomunidad para que presenten sus sugerencias. Entre las medidas que recoge se encuentra el reparto de agua por cupos entre ayuntamientos, restricciones o, en situaciones extremas, traer agua en barcos cisternas. El documento, que sustituirá de forma provisional al Plan de Emergencia exigido por la legislación de aguas, establece cuatro indicadores para medir el nivel de sequía: normalidad, prealerta, alerta o emergencia.

Por otra parte, la Diputación de Castellón ha aprobado una moción, con los votos a favor del PP y los votos en contra de PSOE y Bloc, para pedir al Gobierno que restablezca el Plan Hidrológico Nacional (PHN) en su integridad y que ejecute el trasvase del Ebro. En la moción se propone que el Gobierno ejecute el trasvase del Ebro "o en su defecto, que apruebe la concesión a favor de la Generalitat, para que sea el Gobierno valenciano el que lo ejecute".