La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) creará una oficina técnica para la sequía, según declaró ayer su presidente, José Salvador Fuentes Zorita, tras la reunión de la Junta de Gobierno de la confederación. Esta es una de las medidas propuestas en el protocolo de actuación contra la sequía que se ha presentado para que, tanto los miembros de la Junta de Gobierno como las organizaciones agrarias, sindicales y empresariales hagan sus aportaciones "en los próximos diez días, para que se enriquezca o se eliminen los puntos propuestos dada la importancia del tema que estamos tratando", comentó Fuentes Zorita.

Esta oficina estará compuesta por profesionales de la CHS así como por personal de los ayuntamientos, especialmente el de Murcia "por su capacidad técnica y su experiencia en estos casos", añadió el presidente de la Confederación. Asimismo, contará con las aportaciones de otros colectivos como son la Universidad o los colegios profesionales.

Además, el trabajo de la oficina consistirá en llevar a la práctica el protocolo contra la sequía, una vez se dé por cerrado, y evaluará las repercusiones de las medidas, tanto económicas, como ambientales o arquitectónicas.

El protocolo contra la sequía sustituye al Plan Especial en Situaciones de Emergencia que, según Fuentes Zorita, debería haber "estado operativo en julio de 2003, pero que el anterior Gobierno simplemente no lo hizo, algo muy grave teniendo en cuenta que donde nos encontramos se sufre una sequía cada diez o doce años". Por ello, el próximo plan estará preparado para dentro de un año.

Respecto a las medidas propuestas, como ya adelantó ayer este periódico, destacan la prohibición de regar jardines y llenar piscinas privadas así como la conexión de nuevas urbanizaciones a las redes municipales. Los ayuntamientos y las Comunidades Autónomas serán quienes asuman la vigilancia del cumplimiento de estas medidas.

Además, el protocolo presentado por la CHS propone aumentar las tarifas del consumo de agua. Será la Mancomunidad de Canales del Taibilla quien decida la próxima semana si se lleva a cabo esta propuesta y cuánto subirán las tarifas. "Sería bueno que se adecuen los precios al coste real del agua", aseguró ayer Fuentes Zorita.

En el protocolo también se propone que no se usen este verano las duchas en las playas y se prohíbe lavar el coche con manguera, salvo las empresas que se dediquen a ello.

Asimismo, la CHS impondrá unos cupos de consumo a los ayuntamientos que no lo hagan de forma voluntaria y se intensificarán los controles de calidad en el agua durante este verano.