El Altar de la Salud o Ara Pacis, la pieza que el Gobierno regional reclama que sea devuelta a Cartagena, fue esculpida entre los años 0 y 25 de nuestra era, probablemente durante el final de la época del emperador Augusto o el principio de la de Tiberio. Está construido con mármol de Carrara (Italia), mide 1,25 metros de alto y tiene una base de 60 x 66 centímetros. En sus laterales aparecen representados una figura con una rama de olivo, una serpiente enroscada en un árbol, un timón y dos cuernos rellenos de frutas. La época en la que fue construido corresponde con el momento en el que Cartagena se erigía como una de las grandes capitales del Mediterráneo, por lo que la pieza está considerada clave para el estudio de aspectos de la vida política y religiosa no sólo de Carthago Nova, sino de toda la península. Inicialmente se pensó que estaba dedicada a los dioses de la medicina y la salud, aunque posteriormente este significado fue revisado y ahora se interpreta como una alusión al periodo de paz iniciado durante la época augusta. La pieza fue hallada en el Monte Sacro en un momento sin concretar antes del siglo XVI. En 1594, el obispo Sancho Dávila se la regaló al marqués de Espinardo, Alfonso Fajardo, para que éste la colocara en su palacio. El marqués se la entregó posteriormente a su sobrino, el marqués de Aguilar, quien decidió trasladarla a su finca de Hospitalet. De ahí pasó a Monistrol (Barcelona) y finalmente al Museo Arqueológico de Barcelona, donde ha pasado los últimos años. Ahora, el gobierno Regional espera que sea devuelta a su ciudad de origen, Cartagena.