Óscar Castro, presidente del Colegio Oficial de Dentistas de la Región de Murcia, recuerda que «sólo un dentista puede llevar a cabo tratamientos en la boca, incluidos los de ortodoncia, de ahí la importancia de asegurarse de que el profesional que les está tratando sea un dentista colegiado».

¿Cómo trabaja esta institución frente a obstáculos como el intrusismo?

El Colegio Oficial de Dentistas de la Región de Murcia ha desarrollado en los últimos años, desde 2002, un sistema de ayuda para pacientes y profesionales afectados por mala praxis profesional derivada del intrusismo en la profesión. El Colegio, que ha llevado la gestión de más de 20 denuncias en los últimos años, asume la defensa de los pacientes perjudicados por el intrusismo.

Normalmente nos llegan quejas de pacientes que han recibido una asistencia muy deficiente, por lo que quieren reclamar.

En estos casos, el Colegio interpone una denuncia en nombre propio y asume también de forma gratuita la defensa del perjudicado.

Además del intrusismo, preocupa la publicidad engañosa para tratamientos de atención bucodental…

La publicidad engañosa es un gran caballo de batalla que tenemos los dentistas. Hay que poner freno a la ‘mercantilización’ que padece el sector con el objetivo de proteger al paciente. El dentista es un sanitario que debe ofrecer un tratamiento de primera calidad.

¿Qué cosas se pueden hacer para evitarlo?

Es urgente la necesidad de regular la publicidad sanitaria para impedir que se difundan mensajes engañosos entre la población. El Colegio de Dentistas de Murcia mantiene una política de tolerancia cero contra los odontólogos que actúan al margen de la ética y la deontología de la profesión. Pero ya hemos forjado el camino en cuanto a la concienciación social, y hace unas semanas que el Senado aprobó, por unanimidad, una moción para instar al Gobierno para que este tipo de publicidad se regule.

En este sentido, también es importante la formación de los colegiados. ¿Cómo trabaja el Colegio en esta dirección?

La formación continua de los profesionales de la odontología es la base para nuestra profesión, por lo que hemos reforzado nuestro programa formativo con cursos en diferentes áreas como la cirugía, la implantología y la endodoncia, impartidos por reconocidos profesionales en cada materia. Además, asesoramos a nuestros colegiados en cuestiones de ámbito profesional y legal. En definitiva, un órgano de vigilancia y control que se ha convertido en indispensable en la actualidad.