Protesta

La plantilla de Lhicarsa, en Cartagena, estudia ir a la huelga al no cobrar los atrasos

La empresa sostiene que mantiene todas las vías abiertas para desbloquear la situación

Trabajadores de Lhicarsa durante la presentación reciente de nueva maquinaria de limpieza.

Trabajadores de Lhicarsa durante la presentación reciente de nueva maquinaria de limpieza. / Iván Urquízar

Los trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de limpieza de Cartagena, Lhicarsa, sopesan movilizaciones y no descartan la huelga ante el incumplimiento en el pago de los atrasos que se adeudan a la plantilla desde el 1 de enero de 2023. La gota que ha colmado el vaso ha sido la anulación del juicio previsto para esta semana en el que se debía dirimir este asunto y que ha quedado pospuesto al reclamar la firma FCC, que compone la sociedad junto al Ayuntamiento de Cartagena, la inclusión del Consistorio en el proceso, para mayor garantía y transparencia, debido a su responsabilidad en los hechos a los que se refiere el litigio. Y es que, según fuentes consultadas, la ausencia del Gobierno local podría suponer la nulidad de todo el proceso en el caso de futuros recursos. La nueva fecha señalada para continuar el procedimiento judicial iniciado por el comité de empresa de la compañía será el 8 de julio.

En total, un año y medio de espera por parte de los más de 360 trabajadores de Lhicarsa para recibir lo que se pactó en el convenio colectivo, que ahora se está tratando de renovar. El presidente del comité de empresa, José Manuel Blasco, recordó que antes de todo el proceso se llevaron a cabo reuniones entre trabajadores y la concesionaria para alcanzar un acuerdo, pero fueron esfuerzos infructuosos. Por eso denunciaron a la compañía, que sostiene mantener todas las vías de comunicación abiertas con los trabajadores para desbloquear la situación.

No obstante, desde el comité lamentan el nuevo retraso en la celebración del juicio y afirman que la noticia ha caído «como una losa sobre la plantilla», tal y como explicó Blasco, quien añadió que desde el comité han solicitado una reunión con la alcaldesa, Noelia Arroyo, que forma parte del Consejo de Administración de la sociedad «ante la desafección que sufrimos por parte de nuestra empresa y del Ayuntamiento». Así, este martes registraron un escrito dirigido a la regidora solicitando «a la máxima urgencia» una reunión entre una representación del comité de Lhicarsa y la propia alcaldesa «para tratar la actual situación de los trabajadores de la empresa, antes de que se tomen medidas por parte de este comité y los trabajadores de la empresa que pudieran ser lesivas para todas las partes». Los empleados avanzan que esperarán dos semanas la respuesta municipal y han convocado un comité para el 7 de mayo y una asamblea para el día 13.

Y es que, la plantilla ya ha puesto sobre la mesa diferentes movilizaciones para reclamar lo que le pertenece por convenio. No descartan manifestaciones, paros o incluso ir a la huelga, aunque será en la reunión del día 13 donde se concrete el calendario final. No obstante, los empleados recalcan que siempre han tenido «respeto» por su trabajo y por la ciudad, pero insisten en que es necesaria «una solución cuanto antes».

Apoyo de MC

Una situación que ha llevado a MC Cartagena a mostrar públicamente su respaldo a las reivindicaciones de los trabajadores. Así, la concejala cartagenerista Mercedes Graña esperó que la alcaldesa y Lhicarsa «cumplan sus compromisos y no provoquen paros que perjudiquen aún más el mal estado general de las calles». «Como dice el refrán: una por otros tienen la casa sin barrer», ironizó la edil.

Finalmente, Graña recordó que tanto Vox como el PSOE comparten con el PP el Consejo de Administración de la empresa municipal, «y todos guardan silencio sobre esto». En este mismo sentido, el portavoz municipal de MC, Jesús Giménez Gallo, ha criticado en numerosas ocasiones que propuso a Arroyo formar parte del Consejo como principal partido de la oposición, aunque la regidora no aceptó.